Un vómito con 150 millones de años nos ayuda a reconstruir el ecosistema prehistórico

Un equipo de investigación encuentra restos de anfibios en la dieta de un animal del Jurásico.

 

Un equipo de paleontólogos pensó que había encontrado una nueva especie muy extraña. Tenían ante ellos una mezcla de huesos y restos fósiles difícil de reordenar. Pero un análisis con mayor profundidad demostró que habían descubierto un regurgitalito: vómito fosilizado con 150 millones de años de antigüedad.

La dieta de un depredador acuático

Este tipo de hallazgos ofrecen una oportunidad interesante de estudiar el ecosistema que existía por entonces en la zona donde ha aparecido el fósil, pues se puede observar directamente qué comió el animal antes de vomitar. John Foster, del Museo de Historia Natural de Utah, encabezó el estudio:

“Este fósil nos da una rara visión de las interacciones de los animales en los ecosistemas antiguos”.

La bromalita (restos fósiles procedentes del sistema digestivo de los organismos) podría proceder de un pez o un mamífero semiacuático, pero es muy complicado aventurar a qué tipo de animal correspondería el vómito, imposible saber la especie concreta.

Entre los restos que componen el fósil se ha detectado un grupo de huesos pequeños, algunos de ellos de tan solo 3 milímetros de largo, atribuidos a animales del clado lisanfibio (lissamphibia). En concreto, sugieren que hay elementos de una rana pequeña o un renacuajo y una salamandra que a juzgar por el tamaño de sus huesos podría ser el espécimen más pequeño reportado en todo el yacimiento y su morfología se asemeja a la de los géneros Valdotriton e Iridotriton.

Difícilmente se podrá concretar más acerca de lo que contiene el fósil. Tenemos ante nosotros la dieta de un animal de hace millones de años, pero desconocemos al comensal. Y es que, si ya resulta un trabajo arduo y complejo reconstruir el puzle de un animal fosilizado, los paleontólogos de este descubrimiento se enfrentan a piezas de varios puzles que, irremediablemente, quedarán incompletos. Pero no por ello deja de sumar una rica información sobre el pasado de nuestro planeta.

La Formación Morrison

En concreto, se trata de nueva información sobre el ecosistema del sureste del actual estado de Utah durante el Jurásico superior, hace unos 150 millones de años. En este período dominado por los dinosaurios, esta región de Norteamérica no sería tan desértica como en la actualidad, sino que contaba con estanques o lagos en los que pudieron vivir peces o mamíferos semiacuáticos a los que se atribuye el vómito fosilizado.

El equipo de paleontólogos estaba formado por integrantes del Servicio Geológico de Utah, el Museo de Historia Natural de Utah y el Museo Flying Heritage and Combat Armor de Washington. Encontraron el fósil durante una expedición por la Formación Morrison, una formación geológica del Jurásico superior famosa por los descubrimientos de fósiles de dinosaurios hallados en sus rocas. Con restos que abarcan desde hace unos 155 hasta hace 148 millones de años, la Formación Morrison se extiende por el oeste de Estados Unidos y parte de Canadá. Los primeros restos ubicados en la formación fueron descubiertos en 1877 y hasta la actualidad no han dejado de aparecer nuevos fósiles, entre ellos los de Diplodocus, Stegosaurus y Allosaurus, así como los restos de otros vertebrados como cocodrilos y peces. Durante el Jurásico, esta zona estaba regada por ríos y lagos estacionales cuyos depósitos sedimentarios se convirtieron en un preservador de lujo para los fósiles que encontramos en la actualidad.

Los científicos continuarán investigando en busca de más pistas que puedan acercarnos al depredador que disfrutó (por poco tiempo) de los alimentos fosilizados, así como nuevos descubrimientos que permitan conocer más acerca del paleoecosistema del oeste norteamericano durante el Jurásico.

Referencias:

Foster, J. et al. 2022. Significance of a small regugitalite containing lissamphibian bones, from the Morrison Formation (Upper Jurassic), qithin a diverse plant locality deposit in southeastern Utah, USA. Palaios 37, 8, 433-442. DOI: 10.2110/palo.2021.058.

También te puede interesar:
Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo