Un tsunami como un rascacielos

Hace 73.000 años, el desplome de la ladera de un volcán de Cabo Verde provocó una ola de 170 metros de alto.

Para datar la fecha de la catástrofe, los investigadores midieron la concentración de isótopos de helio en la superficie de las rocas estudiadas. Cuando los rayos del sol golpean ciertos minerales, se produce helio-3. Midiendo la presencia de este en las superficies de las rocas expuestas a la luz desde el tsunami, se puede calcular el tiempo transcurrido desde el impacto de la ola. En este caso, 73.000 años.  

Este trabajo permitirá crear modelos de colapsos volcánicos en islas y los consiguientes tsumanis que podrían provocar, algo muy importante de precisar en las Azores, las Canarias o Hawái, islas con volcanes jóvenes, altos y con gran inclinación, lo que genera un potencial peligro de derrumbe. 

 

Etiquetas: NASAciencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS