Un huevo fosilizado dentro de un huevo revela un nuevo secreto sobre los dinosaurios

Este descubrimiento de huevos de titanosaurio es un hallazgo insólito y plantea nuevas preguntas sobre la evolución. Sugiere que los dinosaurios tenían una biología reproductiva similar a la de las aves.

 

En diciembre de 2021, los científicos encontraron un embrión de dinosaurio de 66 millones de años dentro de un huevo fosilizado en China. El espécimen es uno de los embriones de dinosaurio más completos que se conocen y, en particular, tiene una postura más cercana a las que se ven en los embriones de aves que las que se encuentran generalmente en los dinosaurios.

Ahora, un nuevo hallazgo que perturba lo que conocíamos hasta ahora sobre los dinosaurios. Un equipo de paleontólogos ha descubierto en la India el primer "huevo dentro de un huevo" de dinosaurio. Este huevo se encontró en un nido de dinosaurio titanosáurido que se remonta a la Formación Lameta del Cretácico Superior, de hace unos 66 millones de años a 100 millones de años. Es un descubrimiento verdaderamente excepcional.


Este tipo de huevo solo se ha observado en aves (como las gallinas, por ejemplo) y surge cuando un huevo es empujado hacia el sistema reproductivo de la madre y se incrusta con otro huevo recién formado. Y es que las aves tienen un útero especializado que pone un huevo antes de ponerse a trabajar en el siguiente, lo que se cree que está relacionado con la formación de estos huevos dobles deformados. Este nuevo hallazgo indica que la patología del óvulo in ovo no es exclusiva de las aves y que los dinosaurios podrían tener una función reproductiva similar.

 


Un huevo dentro de un huevo

El huevo dentro de otro huevo proviene de un dinosaurio titanosáurido, lo que revela pistas sobre la morfología de su oviducto, que probablemente era más similar a la de las aves que están bien adaptadas para la puesta secuencial de huevos. La microestructura del huevo patológico y la de un huevo adyacente en el mismo nido fue asociada a la de los dinosaurios saurópodos titanosáuridos, según un comunicado de la universidad. ¿Qué indicaría? Que este grupo de dinosaurios saurópodos también era capaces de sacar huevo tras huevo, como sus parientes actuales.

El huevo fue encontrado en un lugar llamado Nest p7 en el lugar de excavación donde se han encontrado otros fósiles de dinosaurios, incluidos huevos, pero todos ellos de titanosaurios. Los fósiles de este tipo de dinosaurio saurópodo están muy extendidos y se encuentran en todos los continentes modernos del planeta.

Concretamente, los huevos se encontraron en la piedra caliza arenosa / arenisca calcárea del valle inferior de Narmada. Durante múltiples trabajos de campo realizados por los autores en las áreas de Bagh-Kukshi del distrito de Dhar, se identificaron 108 nidos de titanosaurios, incluidas nidadas intactas, huevos aislados y varios fragmentos de cáscara de huevo.

Los titanosaurios fueron el último grupo sobreviviente de saurópodos de cuello largo, y los taxones aún prosperaban en el momento de la extinción al final del Cretácico. El equipo encontró un total de 52 nidos en el área cerca del pueblo de Padlya, cerca de la ciudad de Bagh. El huevo fosililizado objeto de estudio, fue hallado en un nido con un total de 11 huevos de dinosaurio.

 


¿Cómo es?


El extraordinario huevo tiene dos capas de cáscara continuas y circulares separadas por un amplio espacio y sus restos fosilizados dejan claro que se trata de un huevo dentro de otro huevo. "El contorno de la sección transversal del huevo patológico muestra una organización física de las dos capas de la cáscara similar a los huevos de óvulos en huevos informados anteriormente en las aves. Esto abre la posibilidad de que los titanosáuridos se hayan adaptado para la puesta secuencial de huevos", explican los autores.


Si bien los autores insisten en que se necesita más investigación para sacar conclusiones firmes, el descubrimiento de este insólito huevo demuestra que esta peculiaridad oológica no es exclusiva de las aves. Y también sugiere que los saurópodos tenían más en común con las aves y los cocodrilos que con los reptiles no arcosaurios. Un hallazgo de proporciones globales.

Referencia: Harsha Dhiman et al, First ovum-in-ovo pathological titanosaurid egg throws light on the reproductive biology of sauropod dinosaurs, Scientific Reports (2022). DOI: 10.1038/s41598-022-13257-3

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo