Un equipo de científicos investigará las aguas del lago Ness

La historia sobre el mítico monstruo del lago se resolverá en apenas unos meses.

Escocia es una de las zonas de Reino Unido que, sin duda, despierta más curiosidad. Sus paisajes naturales y su interesante cultura han sido un gran atractivo para los turistas. Sin embargo, si hay algo que se vincule por excelencia a esta zona es el mito del lago Ness y su increíble monstruo. Este continúa siendo a día de hoy uno de los mayores reclamos turísticos del país. Su misteriosa historia ha perdurado durante cientos de años, pero todo apunta a que, en breve, la verdad por fin aflorará.

Un equipo de científicos, bajo la dirección del profesor Neil Gemmell de la Universidad de Otago (Nueva Zelanda), está a punto de embarcarse en una investigación para analizar el agua del famoso lago Ness en junio de 2018.

El proceso consistirá en usar muestras de ADN ambiental (eDNA) del agua para identificar diminutos restos ácido nucleico que quedan en el lago. El siguiente paso será establecer una lista detallada de toda la vida que reside en el lago y harán comparaciones entre ella y otras extensiones de agua similares para descubrir cómo difiere la del lago Ness de otros sitios.

Gemmell asegura que están abiertos a cualquier cosa que puedan encontrar. Sin embargo, afirma que le extrañaría mucho hallar una evidencia de secuencias de ADN de un gran reptil marino extinto.

"Ahora tendremos la oportunidad poner a prueba el mito de los monstruos de este lago. Durante años, se han sugerido como posibles explicaciones a estas historias, la presencia de grandes peces como el bagre y el esturión", confiesa el profesor.

 

Un proyecto más allá del monstruo

El proyecto de Gemmell abarca, en realidad, mucho más que una búsqueda de monstruos. “Si bien la perspectiva de buscar evidencia de la milenaria criatura es el gancho de este proyecto, hay una extraordinaria cantidad de nuevos conocimientos que obtendremos de este mismo trabajo sobre los organismos que habitan en el lago Ness, el cuerpo de agua dulce más grande de todo Reino Unido", explica.

Los investigadores predicen que durante el estudio se documentarán nuevas especies de vida, particularmente bacterias. Se proporcionarán, a su vez, datos relevantes sobre el alcance de nuevas especies invasoras recientemente vistas en el lago, como es el caso del salmón rosado del Pacífico. Además, también se logrará una mejor comprensión de las criaturas nativas que residen en la zona.

El muestreo por eDNA es una herramienta efectiva, utilizada en proyectos anteriores relacionados con la monitorización de tiburonesballenaspeces y otros animales, por lo que se espera que revele fácilmente qué especies viven en las oscuras aguas del lago Ness.

Gemmell explica que "cada vez que una criatura se mueve a través de su entorno, deja pequeños fragmentos de ADN de la piel, las escamas, las plumas, el pelaje, las heces y la orina. Este ADN se puede capturar, secuenciar y utilizar para identificar a esa criatura, comparando la secuencia obtenida con una base de datos de 100.000 organismos conocidos. Si no se puede encontrar una coincidencia exacta, generalmente podemos averiguar en qué el árbol de la vida que encaja en esa secuencia".

El equipo de científicos está formado por los líderes mundiales del sector, procedentes de Reino Unido, Dinamarca, Estados Unidos, Australia y Francia. Por el momento, existe un gran entusiasmo por el proyecto, pues es una gran oportunidad para responder preguntas interesantes y hacer historia.

Continúa leyendo