Un cráneo de 6.000 años confirma la leyenda de una antigua tribu en Taiwán, los 'Negritos'

Las tribus indígenas de Taiwán de "pequeños negros" que precedieron a los austronesios, también poblaron Sudáfrica.

 

El cráneo de una mujer hallado en una cueva ha revelado que 'personas bajas y de piel oscura' vivieron en la isla hace más de 6.000 años, antes de las tribus indígenas. El descubrimiento nos remonta a una antigua leyenda taiwanesa que hablaba de personas de pequeño tamaño, de piel oscura y que vivían en montañas remotas. Pero que desaparecieron repentinamente. Hasta ahora, la falta de pruebas había envuelto a este grupo en el misterio durante varios cientos de años.

En una nueva investigación realizada por un equipo internacional de científicos (de Australia, Japón, Taiwán y Vietnam) y publicada en la revista World Archaeology, un análisis de ADN en el cráneo de esta mujer, evidencia que está cerca de las muestras africanas, y las características del cráneo se asemejan a las de los Negritos de Filipinas y Sudáfrica, quienes son bien conocidos por su baja estatura y su pequeño tamaño corporal.

 


De las fábulas y las leyendas, a la vida real

Según los arqueólogos, los huesos del cráneo y el fémur de 6.000 años de antigüedad encontrados pertenecían a los "negritos", un grupo étnico que sigue existiendo en Filipinas, la península malaya y las islas Andamán.

"Antes de nuestro trabajo, algunas personas conocían las leyendas de los 'pequeños negros' del este de Taiwán que supuestamente vivieron allí hace mucho tiempo, pero las historias no estaban claras y generalmente se consideraban un misterio", explicó Hung Hsiao-chun, investigador principal. miembro de Arqueología e Historia Natural de la Universidad Nacional de Australia y autor del estudio, dijo al South China Morning Post.


La población de la isla de Taiwán hoy en día es predominantemente de etnia china Han, pero la historia antigua de la isla está volviendo lentamente a la luz.

negritos-taiwan
Hirofumi Matsumura

Tejiendo el árbol genealógico


El árbol genealógico humano tiene aún muchos eslabones perdidos. La presencia de herramientas de piedra, datadas hace 30.000 años, demostró que las historias de los austronesios no eran solo el equivalente de los mitos europeos de hadas o duendes. Sin embargo, no sabíamos nada sobre estos primeros habitantes. El descubrimiento del cráneo de una mujer y un esqueleto parcial en las Cuevas de Xiaoma en la costa este de Taiwán da una vuelta de tuerca a la historia de la evolución humana. Una vez más.

“El estudio morfométrico craneal de los restos óseos humanos desenterrados de las cuevas de Xiaoma en el este de Taiwán, por primera vez, valida la existencia previa de cazadores-recolectores de pequeña estatura hace 6.000 años en la fase precerámica”, se lee en el estudio.

Los huesos recién descubiertos pueden ayudarnos a arrojar algo de luz sobre lo que realmente sucedió. Las pruebas de ADN de los huesos revelaron que los restos están estrechamente relacionados con muestras africanas de aproximadamente la misma edad. La forma y el tamaño de los huesos son similares a los de los Negritos, un pueblo que vivió en partes de lo que hoy es Sudáfrica y Filipinas. Todo encaja con el descubrimiento actual.


El cráneo y el fémur pertenecían a la misma persona (identificada como una mujer joven), que medía alrededor de 1,3 metros de altura. Los arqueólogos determinaron el sexo a través del cráneo, ya que la pelvis no estaba disponible para analizar.


"Se determinó que el individuo era femenino debido al cráneo grácil, los procesos mastoides pequeños, el área de unión del músculo occipital liso, el hueso frontal perpendicular y elevado, y el contorno suave de la base mandibular", según el estudio. Se cree que la población de Negrito está ligada a la 'primera capa' de humanos anatómicamente modernos que muestran un parecido más cercano a los africanos que a los euroasiáticos actuales que representan la 'segunda capa'.

 


Y, ¿cómo se extinguieron?

Los investigadores creen que los negritos probablemente se extinguieron porque su estilo de vida de cazadores-recolectores no combinó bien con las sociedades agrícolas sedentarias. Probablemente fueron expulsados ​​​​de su hábitat y lucharon por adaptarse a esta nueva forma de vida, pero acabaron desapareciendo.

Referencia: Hsiao-chun Hung et al, Negritos in Taiwan and the wider prehistory of Southeast Asia: new discovery from the Xiaoma Caves, World Archaeology (2022). DOI: 10.1080/00438243.2022.2121315

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo