Un astrónomo de Harvard afirma que nos ha visitado una nave alienígena

¿Qué pasaría si los científicos decidieran ignorar masivamente la evidencia que sugiere que ya nos han visitado?

nave-alienigena
iStock

Se trata de la premisa del nuevo libro del astrónomo de la Universidad de Harvard Avi Loeb (y colaborador en alguna ocasión con el físico Stephen Hawking) quien afirma que el objeto que en 2017 atravesó nuestro sistema solar, conocido como Oumuamua, no era otra cosa que tecnología alienígena.

 


Los extraterrestres ya visitaron la Tierra, según Loeb

¿Suena a ciencia ficción? Para Loeb la evidencia es más que válida y está convencido de que sus compañeros de la comunidad científica están tan consumidos por el pensamiento de grupo que no están dispuestos a aceptar la navaja de Ockham, esto es, el principio filosófico-lógico según el que, “en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable”.

En el nuevo libro del que es el catedrático más antiguo de la Ivy League College en Cambridge, Massachusetts, titulado “Extraterrestrial: The First Sign of Intelligent Life Beyond Earth” (Extraterrestre: el primer signo de vida inteligente más allá de la Tierra), afirma que la mejor explicación para el objeto interestelar tan inusual que viaja a alta velocidad a través de nuestro sistema solar y que fue capturado hace cinco años, representaba tecnología alienígena. Pero está convencido de que sus compañeros de la comunidad científica descartaron esta posibilidad calificándola como un asteroide, cuando en realidad era una nave alienígena.


Este astrofísico no es ajeno a las polémicas. A pesar de que anteriormente ya había realizado investigaciones bastante pioneras sobre los agujeros negros, explosiones de rayos gamma, el universo temprano y otros temas similares dentro de su campo, también ha coqueteado con la controversia científica al hablar de extraterrestres. Participa en Breakthrough Starshot, un proyecto financiado por el multimillonario de Silicon Valley Yuri Milner para enviar naves espaciales espejo como una telaraña impulsadas por láser llamadas "velas ligeras" en viajes de alta velocidad a estrellas cercanas. Sin embargo, a finales de 2017, algo cambió. Todos los astrónomos del mundo comenzaron a estudiar a un enigmático visitante interestelar, el primero que se había detectado hasta la fecha, que estuvo brevemente dentro del alcance de nuestros telescopios.

¿Qué era este visitante interestelar?

Los descubridores del objeto lo llamaron "Oumuamua", un término hawaiano que significa "explorador". Las primeas indagaciones mostraban que contaba con varias propiedades que desafiaban la explicación natural. Su forma, como un cigarro, no se parecía mucho a ningún asteroide o cometa conocido. Tampoco lo brillante que era, pues Oumuamua era al menos 10 veces más reflectante que una de las rocas espaciales típicas de nuestro sistema solar. Inusualmente luminoso. ¿Estaba hecho de un metal brillante? Más aún, cuando se alejó de nosotros, el misterioso objeto aceleró más rápido de lo que podría explicarse únicamente por el debilitamiento gravitacional de nuestra estrella.

 


¿Origen artificial?

Loeb expone que las simulaciones favorecen un origen artificial del objeto y cree que fue diseñado deliberadamente como una vela ligera propulsada por radiación estelar.

El astrónomo protesta por una 'cultura de la intimidación' en la academia que castiga a quienes cuestionan la ortodoxia, al igual que Galileo fue castigado cuando propuso que la Tierra no era el centro del universo. Según el, la búsqueda de vida extraterrestre es una vía de sentido común a seguir y por ello está impulsando una nueva rama de la astronomía, la 'arqueología espacial', para buscar firmas biológicas y tecnológicas de extraterrestres.

"En lugar de luchar entre sí como las naciones lo hacen muy a menudo, quizás colaboraríamos", expone.


Si tienes curiosidad, en su libro, Loeb trata tanto de la historia de su vida como de los misterios fundamentales de Oumuamua y de por qué cree que la ciencia está crisis.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo