Tu personalidad depende de la forma de tu cerebro

Una investigación revela que la plasticidad o la extensión del córtex manifestaría rasgos psicológicos diferentes.

¿Cómo podemos explicar la considerable cantidad o diversidad de rasgos de personalidad que podemos encontrar en las personas? Según la psicología, podemos dividir todos los atributos de personalidad en cinco grandes bloques: apertura a nuevas experiencias, responsabilidad, extraversión, amabilidad y neuroticismo. Ahora, un estudio internacional arroja luz sobre este aspecto, afirmando que nuestra personalidad está condicionada por la forma de nuestro cerebro. Esto es, según su morfología seremos más introvertidos/extrovertidos, responsables/irresponsables, tranquilos/nerviosos...

 

Los expertos han examinado las diferencias en la estructura de la parte externa del cerebro, centrándose en el espesor, el tamaño y la plasticidad del mismo, asociando estas medidas con los cinco principales rasgos de la personalidad. Los cerebros seleccionados -Proyecto Conectoma Humano- pertenecían a individuos sanos entre 22-36 años y con buena salud mental (el 60% eran mujeres).

 

Una vez hecha la comparativa, descubrieron que un alto nivel de nerviosismo estaba asociado a un aumento del espesor del córtex y a una reducción del tamaño y plasticidad de determinadas regiones, como el córtex prefrontal y temporal.

 

Por otro lado, menos espesura en el córtex y más extensión y mayor plasticidad en los córtex prefrontales fue relacionado con las personalidades más curiosas y creativas, esto es, con la apertura a nuevas experiencias.

 

Según los expertos, la relación observada entre la estructura del cerebro y las características de la personalidad sugiere que estas disparidades pueden ser mucho más representativas en aquellas personas con enfermedades neuropsiquiátricas.

 

Este descubrimiento ayudará a mejorar nuestra comprensión no solo sobre nuestro órgano pensante sino de su implicación en el comportamiento, el estado de ánimo y las enfermedades mentales.

 

El estudio ha sido publicado en la revista Social Cognitive and Affective Neuroscience.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo