Tres cosas que se pueden averiguar midiendo la longitud de tus dedos

Repasamos algunos estudios científicos curiosos que relacionan la longitud de los dedos con características del comportamiento o la propensión a padecer determinadas enfermedades.

mano
istockphoto

Cuántos riesgos corres

En el proceso de embarazo, las hormonas sexuales (estrógenos y testosterona) determinan la longitud de los dedos. Además, la testosterona prenatal tiene efectos importantes sobre la organización del cerebro y el comportamiento futuro. Un estudio de la Universidad de Concordia (EE UU) publicado en septiembre de 2011 en la revista Personality and Individual Differences concluía de que la proporción entre la longitud del segundo y el cuarto dedo de la mano es un indicador tanto de los niveles de exposición prenatal a la hormona testosterona como de la predisposición a asumir riesgos en hombres.



Según comprobaron Gad Saad y sus colegas, cuanto mayor es la exposición a la testosterona antes de nacer más despacio crece el dedo índice en relación con la suma del resto de los dedos de la mano, excluido el pulgar. Así, los individuos con el dedo índice más corto son más proclives a arriesgarse tanto en el terreno social como a la hora de ligar, en los deportes o en el ámbito de las finanzas. Además, en todos los contextos analizados, los investigadores descubrieron que los hombres eran más propensos a buscar riesgos que las mujeres.

Las notas del cole

La proporción entre el dedo que usamos para señalar (índice) y el dedo anular puede ayudar a predecir los resultados escolares en primaria en niños de 7 años, de acuerdo con una investigación de la Universidad de Bath que publicaba la revista British Journal of Psychology en el año 2007. Según los autores, esto se debe a que la mayor exposición a la testosterona, que en los dedos de la mano se traduce en un dedo anular más largo, también se asocia con un incremento de la destreza matemática y espacial. Por el contrario, cuanto mayor es la exposición a los estrógenos en la etapa fetal mayor es la habilidad lingüística (y más corto el dedo anular en relación con el índice). "Se ha argumentado que la testosterona promueve el desarrollo de las áreas del cerebro que a menudo están asociadas con habilidades espaciales y matemáticas",  explicaba Mark Brosnan, autor principal del trabajo.

"Se cree que el estrógeno hace lo mismo en las áreas del cerebro que a menudo se asocian con la capacidad verbal". Curiosamente, también se cree que estas hormonas tienen algo que decir sobre la longitud relativa de nuestros dedos índice y anular. "Podemos usar medidas de estos dedos como una forma de medir la exposición relativa a estas dos hormonas en el útero y, como hemos demostrado a través de este estudio, también podemos usarlas para predecir la capacidad en las áreas clave de aritmética y alfabetización”.


Cáncer de próstata

Según un estudio dado a conocer en la revista British Journal of Cancer, los hombres con el dedo índice más largo que el dedo anular son un 33 % menos propensos a desarrollar cáncer de próstata. Además, quienes tienen el dedo anular más largo son más propensos a sufrir esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad neurodegenerativa que causa una parálisis progresiva y que con frecuencia conduce a la muerte en dos años por fallo respiratorio.

 

Continúa leyendo