Trasplantes de piel para tratar la obesidad

Científicos de Chicago usan injertos basados en terapia génica para reducir la obesidad y la diabetes en ratones.

También te puede interesar: Una de cada tres personas tiene obesidad o sobrepeso

La modificación genética aplicada en este estudio consistió en introducir una mutación en el gen GLP1, el que produce la hormona que regula la insulina, para aumentar su periodo de actividad. Además, los investigadores añadieron un fragmento de anticuerpo al gen para que permaneciese en la sangre durante más tiempo. Por último, aplicaron un mecanismo para conseguir que el gen GLP1 produjese más cantidad de hormona cuando los ratones tomasen un antibiótico.

Wu y sus colegas consideran este método como una prueba prototipo para introducir en el organismo distintas terapias génicas. “No cura la diabetes, pero proporciona una herramienta potencialmente segura y a largo plazo que puede ayudar a que los enfermos de diabetes y obesidad mantengan más equilibrados los niveles de glucosa”, dice Wu.
Este equipo de científicos se han centrado en la diabetes porque es una enfermedad bastante común y no de piel que se puede tratar a base de aplicar una estrategia específica con determinadas proteínas.

SEGURO QUE TE INTERESA...

Pero el caso de la diabetes no será el único en el que los investigadores de Chicago pretenden aplicar esta técnica. Wu considera que también se podría utilizar para transportar proteínas terapéuticas o sustituir proteínas que falten en personas con defectos genéticos, e incluso tiene potencial para usarse como un desagüe metabólico capaz de eliminar diversas toxinas.

En todo caso, la evolución de las terapias génicas es una prueba de que el trayecto entre la investigación básica en laboratorio y la aplicación real en los hospitales es largo. Más de dos décadas después de los primeros estudios en laboratorio esta forma de tratar la enfermedad comienza a convertirse en una alternativa real, pero algunos detalles, las objeciones éticas y los costes económicos aún son cuestiones pendientes de resolver.

PIE DE FOTO: Los ratones a los que se aplica la modificación genética engordan menos que otros al tomar una dieta con mucha grasa

CRÉDITO
Wu Laboratory, the University of Chicago

Etiquetas: diabetesgenéticaobesidadsalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS