Tormentas solares, sembradoras de vida

Cada 11 años a nuestro Sol le sale acné: se produce un aumento en la actividad solar y las manchas, tormentas y fulguraciones solares se convierte en el pan nuestro de cada día.

Debemos tener en cuenta que hace 4.000 millones de años el Sol era un 30% menos luminoso que en la actualidad. Esto quiere decir que la cantidad de energía que llegaba a la Tierra no era suficiente para mantener las temperaturas de la superficie por encima del punto de congelación del agua sin la ayuda de gases invernadero, como el óxido nitroso creado por culpa de las fulguraciones solares. Y la aparición de la primera molécula capaz de copiarse a sí misma, el antepasado de nuestro ADN, necesitó de otras moléculas más pequeñas, como el ácido cianhídrico, para construirse.

Etiquetas: astronomía

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar