Titán se aleja de Saturno cien veces más deprisa de lo que se creía

La nueva tasa de la ‘deriva’ de Titán sienta las bases de una nueva teoría que permitiría explicar y predecir cómo los planetas intervienen en las órbitas de sus lunas.

Titán y Saturno
NASA

Nuestra propia Luna se aleja un poco más de la Tierra cada año, y lleva haciéndolo desde su formación, hace miles de millones de años. Cuando una luna orbita, su gravedad ‘tira’ del planeta, causando un abultamiento temporal en el planeta a medida que pasa. Esto tiene efectos en la Tierra, tales como las mareas. Con el tiempo, la energía creada por el abultamiento se transfiere del planeta a la luna, empujándola más y más lejos. Nuestra Luna, por ejemplo, se desplaza 3,8 centímetros de la Tierra cada año. 

Pues bien; lo mismo están haciendo otras lunas con respecto de sus planetas anfitriones. Titán es una de las mayores lunas de Saturno, y también una de las más estudiadas. Pero los científicos acaban de descubrir que la velocidad a la que Titán se está alejando del planeta anillado es mucho mayor de la que creían: cien veces más rápido, unos 11 centímetros al año. Este hallazgo ha sido emitido en un comunicado por la NASA y publicado el 8 de junio en Nature Astronomy, después de que sus investigadores contrastaran datos de la nave espacial Cassini. 

También te puede interesar:

¿Qué nos aporta esta información? 

Además de permitirnos conocer más detalles fascinantes de nuestro sistema solar, y saber cómo podrían influirnos a nosotros desde la Tierra, este descubrimiento puede ayudar a abordar una pregunta muy antigua: si bien los científicos saben que Saturno se formó hace 4600 millones de años en los primeros días del sistema solar, existe una mayor incertidumbre sobre cuándo se formaron los anillos del planeta y su sistema de más de 80 lunas. Titán se encuentra actualmente a 1,2 millones de kilómetros de Saturno. Pero su tasa de alejamiento sugiere que la luna nació mucho más cerca de Saturno, lo que significaría que todo el sistema se expandió más rápido de lo que se creía anteriormente. 

Por otra parte, los hallazgos sobre la tasa de la ‘deriva’ de Titán también proporcionan la confirmación de una nueva teoría que permitiría explicar y predecir cómo los planetas intervienen en las órbitas de sus lunas. 

Durante los últimos 50 años, los científicos han aplicado las mismas fórmulas para estimar a qué velocidad se desvía una luna de su planeta, una tasa que también se puede usar para determinar la edad de dicha luna. Esas fórmulas y las teorías clásicas en las que se basan se aplicaron a lunas grandes y pequeñas en todo el sistema solar. Suponían que en sistemas como el de Saturno, con docenas de lunas, las lunas exteriores como Titán migraron hacia afuera más lentamente que las lunas más cercanas, al estar más lejos de la fuerte gravedad de su planeta anfitrión. 

Pero hace cuatro años, el astrofísico teórico Jim Fuller, ahora de Caltech, publicó una investigación que revirtió esas teorías. La teoría de Fuller predijo que las lunas externas pueden migrar hacia afuera a una velocidad similar a la de las lunas internas porque todas se ‘bloquean’ de manera parecida, dependiendo de la oscilación particular de un planeta, que las ‘arroja’ hacia afuera. 

Fuller, que es además uno de los autores del descubrimiento de la nueva tasa de alejamiento de Titán, afirma lo siguiente: “Este tipo de interacciones planeta-luna pueden ser más frecuentes de lo esperado y pueden aplicarse a otros muchos sistemas, como exoplanetas fuera de nuestro sistema solar, e incluso sistemas estelares binarios, donde las estrellas orbitan entre sí”. 

Laura Marcos

Laura Marcos

Nunca me ha gustado eso de 'o de ciencias, o de letras'. ¿Por qué elegir? Puedes escribirme a lmarcos@zinetmedia.es

Continúa leyendo