Stephen Hawking tenía razón (una vez más) sobre los agujeros negros primordiales

Un nuevo modelo del universo muestra que estos agujeros negros podrían ser la elusiva materia oscura teorizada.

¿Cómo se formaron los agujeros negros supermasivos? ¿Qué es la materia oscura? En 1974, Stephen Hawking y su estudiante de doctorado Bernard Carr propusieron que los agujeros negros primordiales, hipotéticos agujeros negros que existieron poco después del Big Bang, podrían ser la elusiva materia oscura (teorizada por primera vez en 1933).

Ahora, en un modelo alternativo de cómo llegó a ser como es el universo primitivo, en comparación con la historia del universo tal y como la conocemos mayoritariamente, un equipo de astrónomos propone que estos dos misterios cósmicos podrían explicarse por los llamados "agujeros negros primordiales".

El nuevo modelo muestra que las primeras estrellas y galaxias se habrían formado alrededor de agujeros negros, que tenían la capacidad de convertirse en agujeros negros supermasivos al darse un buen festín de gas y estrellas en su vecindario o fusionándose con otros agujeros negros. Así, se podría explicar toda la materia oscura, según explica Priyamvada Natarajan, coautor del trabajo.


"Los agujeros negros primordiales, si existen, bien podrían ser las semillas a partir de las cuales se forman todos los agujeros negros supermasivos, incluido el que está en el centro de la Vía Láctea", explica el experto.

“Desentrañar el misterio de los agujeros negros primordiales también resolvería otro acertijo cósmico que ha desconcertado a los científicos: la gran cantidad de radiación que se ha detectado desde fuentes distantes y tenues esparcidas por el universo”, continúa Natarajan.

Según el estudio, los agujeros negros primordiales en crecimiento presentarían "exactamente" la misma firma de radiación.

Lo averiguaremos cuando el telescopio espacial James Webb, que se lanzará en principio el 24 de diciembre, entre en funcionamiento, así como con la misión de la antena espacial de interferómetro láser (LISA) de la ESA anunciada para la década de 2030.

 

 

También te puede interesar:

Referencia: Nico Cappelluti et al, Exploring the high-redshift PBH-ΛCDM Universe: early black hole seeding, the first stars and cosmic radiation backgrounds. arXiv:2109.08701v1 [astro-ph.CO], arxiv.org/abs/2109.08701

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo