Starjelly, la misteriosa gelatina que no vino del cielo

Con algo de suerte, paseando por el campo o por un parque podemos encontrarnos con una sustancia blanca de aspecto gelatinoso y de cierto mal olor de la que se desconoce su origen.

 

"Una sustancia gelatinosa se encuentra ocasionalmente en la hierba, la tierra e incluso a veces en las ramas de los árboles, cuyo origen los eruditos modernos no atribuyen ni a las estrellas ni a los meteoros; pero que están divididos en cuanto a considerarlos como un producto animal o vegetal. Los botánicos la denominan tremella nostoch y dicen que es una planta fungosa, de rápido crecimiento y de corta duración, de la cual se ha descubierto incluso la semilla, pero los zoólogos, aunque difieren entre sí, coinciden en afirmar que se trata de los restos alterados de ranas muertas”. De este modo describía en 1845 el escritor y senador norteamericano Samuel Griswood la 'jalea de estrella' o star jelly, llamada así pues se suponía que había llegado del cielo.

La prestigiosa revista Scientific American publicaba esta nota en noviembre de 1846: “El 11 de noviembre de 1846, un objeto luminoso estimado en 4 pies de diámetro (1,2 metros) cayó en Loweville, Nueva York, dejando un montón de gelatina luminosa maloliente que desapareció rápidamente”. Por su parte, el Instituto Franklin de Filadelfia anunció que “una sustancia amarillenta cayó sobre Génova, Italia, en la mañana del 14 de febrero de 1870. Fue analizada por M.G. Boccardo y el profesor Castellani del Instituto Técnico de Génova y se encontró que contenía 66% de arena (principalmente del tipo sílice y algo de arcilla), 15% de óxido de hierro (herrumbre), 9% de carbonato de cal, 7% de materia orgánica y el resto de agua. La materia orgánica contenía partículas parecidas a esporas, granos de almidón, fragmentos de diatomeas (formas de algas cuyas paredes celulares contienen sílice) y glóbulos azul cobalto no identificados”.

'Jalea de estrella' o star jelly
'Jalea de estrella' o star jelly

Al parecer, bajo este peculiar fenómeno pueden ocultarse diferentes causas. Su última aparición fue en junio de 2019 en el jardín de una pareja en el condado de Goochland, Virginia: encontraron cinco pequeños apilamientos de una extraña sustancia parecida al hielo picado, pero de naturaleza gelatinosa. El examen al microscopio hecho por un experto en agricultura del condado de Chesterfield no encontró pruebas de que fuera un organismo vivo, y concluyó que era un polímero con base de agua utilizado en jardinería. Por otro lado, en 2015 el programa de la BBC Nature's Weirdest Events, envió una muestra de gelatina de estrella encontrada en Inglaterra al Museo de Historia Natural de Londres para un análisis de ADN, que confirmó que se trataba de restos de una rana. También encontró algunos rastros de urraca, lo que explicaba la desaparición de esa rana...

Lo cierto es que casi todas las muestras que se han podido examinar hasta ahora han resultado ser algún tipo de tejido biológico. La explicación más común es que estamos ante el desove de rana no fertilizado y arrancado del abdomen por depredadores. Así, en unas muestras recogidas en Dartmoor (Inglaterra) en 1926 se encontró oviductos y ovarios junto a restos de un tracto alimentario y una vejiga pertenecientes a una rana o un sapo. También se piensa que podemos estar ante mohos mucilaginosos -el moho del fango-, un tipo organismo que vive como células individuales pero que pueden juntarse para formar estructuras multicelulares que se reproducen y se deslizan por el suelo alimentándose de la materia vegetal en descomposición.

Sin embargo, hay muchos testimonios que no parecen ajustarse a estas explicaciones. Así, en 1979 en Texas aparecieron varias manchas moradas de una sustancia viscosa en el patio delantero después de una lluvia de meteoros Perseidas. Aunque se sospechó que esa sustancia podría haber llegado de una planta de reprocesamiento de baterías cercana, no se llegó a nada concluyente.

Más raro fue lo que se dice que unos policías de Filadelfia dijeron haber encontrado en la calle en 1950: una especie de gelatina que emitía un brillo púrpura apagado. Cuando intentaron recogerlo, se disolvió formando una espuma pegajosa e inodora. Curiosamente esta historia inspiró la película de terror de serie B The Blob, protagonizada por Steve McQueen en 1958, donde un ser gelatinoso llega a las Tierra en el interior de un meteorito.

Miguel Ángel Sabadell

Miguel Ángel Sabadell

Me licencié en astrofísica pero ahora me dedico a contar cuentos. Eso sí, he sustituido los dragones y caballeros por microorganismos, estrellas y científicos de bata blanca.

Continúa leyendo