Las enfermedades más comunes del sistema nervioso

Formado por el cerebro, la médula espinal y los nervios, se convierte en el sistema de comunicación del cuerpo que controla gran parte de lo que hacemos. Nos permite respirar, caminar, hablar, tragar y aprender. Y, además, controla cómo reaccionamos en caso de emergencia.

Sistema nervioso
iStock

El sistema nervioso incluye tanto al sistema nervioso central como al sistema nervioso periférico. En conjunto, es una colección compleja de nervios y neuronas, unas células especializadas que transmiten señales entre distintas partes del cuerpo. 

El sistema nervioso central se encuentra formado por el cerebro, la médula espinal y los nervios. Mientras que el sistema nervioso periférico consta de neuronas sensoriales, grupos de neuronas (ganglios) y distintos nervios que se conectan tanto con el sistema nervioso central como entre sí.

Es considerado como el sistema corporal más complejo, el cual se encuentra a su vez altamente organizado. Recibe información de los órganos sensoriales a través de los nervios, transmite la información a través de la médula espinal y la procesa finalmente en el cerebro.

Principales funciones del sistema nervioso

Cada día, a cada instante, interactuamos con el entorno. Por tanto, es lógico que para aprovechar cualquier beneficio y evitar posibles riesgos o peligros, necesitemos una forma de poner monitorear el entorno y responder de la forma más adecuada. En pocas palabras, este es el trabajo tan importante que ejerce nuestro sistema nervioso.

En primer lugar, el sistema nervioso recolecta información sensorial tanto del cuerpo como del exterior. Luego, esa información es procesada e interpretada. Y, por último, el sistema nervioso responde adecuadamente.

Pero no todo es tan sencillo como creemos en un primer momento. Los nervios poseen una estructura similar a cables en el interior del cuerpo, diseñados para conducir impulsos nerviosos que transmiten información de una parte del cuerpo a otra. Está formado por un haz de fibras que se envuelven alrededor de capas de tejido y grasa, y se extienden por todo el cuerpo. 

El sistema nervioso dirige las reacciones de nuestro cuerpo al mundo, a la vez que también controla la mayoría de nuestras funciones internas, desde la dilatación de los vasos sanguíneos al movimiento muscular. ¿Y cómo lo gestiona todo? Enviando señales eléctricas y químicas ultrarrápidas entre células.

De forma conjunta, el sistema nervioso central y los sistemas nerviosos periféricos transmiten y procesan información sensorial y coordinan funciones corporales. Tanto el cerebro como la médula espinal funcionan como una especie de centro de control, ya que reciben datos y retroalimentación de los órganos sensoriales y de los nervios repartidos por todo el cuerpo, la procesan y envían comandos. 

Luego, las vías nerviosas del sistema nervioso periférico transportan las señales entrantes y salientes.

Enfermedades y afecciones del sistema nervioso central

Las afecciones del sistema nervioso y del cerebro son comunes. Algunos trastornos neurológicos incluyen:

  • Esclerosis múltiple. Es una enfermedad crónica que afecta al sistema nervioso central en el que el sistema inmunológico ataca la capa protectora que roda las fibras nerviosas (mielina).
  • Epilepsia. Es un trastorno crónico que causa convulsiones recurrentes debido a una oleada repentina de actividad eléctrica en el cerebro.
  • Enfermedad de Párkinson. Consiste en un trastorno neurológico progresivo que afecta principalmente al movimiento.
  • Esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Es una enfermedad que se refiere a un grupo de enfermedades neurológicas progresivas que originan una disfunción en los nervios que controlan el movimiento muscular.
  • Enfermedad de Alzheimer. Se trata de una forma progresiva de demencia, afectando negativamente a la memoria, el pensamiento y el comportamiento.
  • Enfermedad de Huntington. Afección hereditaria que hace que se degeneren las células nerviosas del cerebro.
También te puede interesar:

Continúa leyendo