¿Se puede ser alérgico al ejercicio?

Las personas que padecen anafilaxia podrían desarrollar síntomas similares a la alergia cuando practican deporte.

alergia al deporte
Pixabay.

Algunas personas detestan profundamente hacer ejercicio. Tanto es así que, incluso, se ha llegado a bromear con la posibilidad de ser alérgicos al deporte. Y, aunque según las investigaciones es prácticamente imposible ser alérgico al ejercicio, algunas personas podrían desarrollar anafilaxia, una reacción alérgica potencialmente mortal.

Cuando una persona se expone a una sustancia a la que se es alérgica (como la hierba, los cacahuetes o el pelo de las mascotas) una proteína del alérgeno interactúa con los anticuerpos de las células inmunitarias de su cuerpo. De esta forma, las células inmunitarias segregan sustancias químicas (como la histamina) que provocan estornudos, urticarias u otros síntomas molestos.

Por otro lado, cuando una persona hace ejercicio no entra ninguna proteína en el cuerpo, por lo que técnicamente es imposible ser alérgico a correr o pasear en bicicleta. Sin embargo, las personas que padecen anafilaxia podrían desarrollar síntomas similares a la alergia cuando practican deporte.

Diversas teorías

Un estudio publicado en la revista Current Allergy and Asthma Reports concluye que el ejercicio provoca la liberación de endorfinas, lo que permite que ciertas células inmunitarias liberen sustancias químicas como la histamina.

Otras personas, sin embargo, presentan una afección conocida como anafilaxia inducida por el ejercicio. Esto quiere decir que tienen alergia a determinados alimentos, bebidas o medicamentos, y dicha alergia se activa con el deporte. Para ellos, comer ciertos alimentos antes de hacer ejercicio puede desencadenar síntomas como la urticaria o las sibilancias (sonidos agudos que se producen durante la respiración a causa de un bloqueo parcial de las vías respiratorias).

Existen varias teorías de por qué determinados alimentos o medicamentos en combinación con el deporte pueden causar una reacción alérgica. El ejercicio provoca que el tracto gastrointestinal sea más permeable, lo que permite que los alérgenos entren contacto con el sistema inmunológico. Por otro parte, algunos medicamentos, como el ibuprofeno, podrían aumentar aún más la permeabilidad y la absorción de los alérgenos extraños por parte del cuerpo, por lo que estos interactúan directamente con las células inmunitarias.

mujer haciendo yoga
Pixabay.

Tratamiento para la anafilaxia

El tratamiento para la anafilaxia inducida por el ejercicio (dependiente de los alimentos) es sencillo, pues consiste en no comer cuatro horas antes y después de hacer deporte. Otra opción es evitar los alimentos que desencadenan la reacción alérgica, en el caso de que se conozcan.

Sin embargo, cuando el ejercicio es el único desencadenante (es decir, que la reacción no depende de los alimentos, sino del deporte) controlar la afección puede ser más complicado. En algunos casos, los médicos pueden prescribir a los pacientes ejercicios especializados, controlando la intensidad de estos y la cantidad de esfuerzo que hacen. Además, algunos antihistamínicos ayudan a prevenir episodios, por lo que también podrían ser útiles.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo