Recuperan ADN de insectos atrapados en resina de árbol

¿Podríamos acabar reviviendo dinosaurios tal y como refleja la famosa película de 'Parque Jurásico'?

adn-insectos
iStock

En “Parque Jurásico” (de la novela homónima de Michael Crichton), gracias al código genético perfectamente conservado en las células sanguíneas aún intactas de un insecto atrapado en un trozo de ámbar, los científicos logran clonar un dinosaurio. ¿Podría replicarse esto mismo en la realidad? Hasta ahora, los intentos reales de extraer ADN del ámbar o sustancias similares no han tenido éxito y es que, a diferencia de lo que nos cuentan las películas, la resina de árbol fósil no una opción muy aconsejable para preservar el ADN, con sus instrucciones genéticas para el desarrollo, funcionamiento, crecimiento y reproducción de todos los organismos conocidos. ¿Por qué motivo? Al quedar atrapado en esta sustancia, los tejidos blandos se descomponen inmediatamente y la mayor parte del ADN se pierde.

Ahora, un equipo de científicos ha conseguido extraer exitosamente ADN de insectos atrapados en ámbar; concretamente han obtenido fragmentos de ADN de escarabajos en resina de árboles (Hymenaea) de los bosques de Madagascar. ¿Significa esto que podremos resucitar a los dinosaurios? La intención del estudio es más bien averiguar los límites de la conservación de ADN que ya hemos visto que es tremendamente frágil.

 


¿Cuánto tiempo puede preservarse el ADN?

Estudios controvertidos afirman haber detectado ADN en fósiles de dinosaurios de 75 millones de años, pero con demasiada frecuencia, luego resultan estar contaminados de muestras mucho más recientes.

 

 

adninsectos2
David Peris

De hecho, los insectos atrapados en ámbar objeto del estudio, no son de hace millones de años, sino de 2014. Murieron hace apenas unos años.

"En lugar de buscar ADN en ámbar de 100 millones de años o más, para soñar con la resurrección de los dinosaurios, deberíamos empezar por detectarlo en insectos atrapados hace unos años en resina", David Peris, del Instituto de Geociencias y Meteorología de la Universidad de Bonn, y líder del trabajo que publica la revista PloS One.

 


Es posible

"Nuestros nuevos resultados muestran que de hecho es posible estudiar genéticamente organismos que estaban incrustados en resina, aunque aún no conocemos el límite de tiempo", añade el experto.

La composición química de la resina de los árboles de ámbar actual es muy similar al ámbar fosilizado. Las muestras se almacenaron durante 2 a 6 años y luego se procesaron. Comprobaron que era posible que el ADN, aun siendo muy frágil, se podía conservar en las muestras. Eso sí, solo después de limpiar cuidadosamente las muestras y repetir el proceso de PCR (reacción en cadena de la polimerasa) varias veces, se replicó suficiente ADN para estudiar la genómica del organismo incrustado. Este método permite a los científicos multiplicar la cantidad de material genético a un nivel en el que se puede identificar, y se usa habitualmente en medicina forense para comparar muestras de ADN con sospechosos, o en pruebas de virus como el SARS-CoV-2.

Ahora que el equipo ha descubierto que es técnicamente posible extraer ADN de la resina (sin usar cloroformo o alcohol), y los siguientes pasos son analizar muestras gradualmente más antiguas, utilizando métodos de secuenciación más sensibles, para determinar cuánto tiempo podría perdurar el ADN.


"Investigar el límite de tiempo de la conservación del ADN y muchas otras cuestiones relacionadas es el objetivo de experimentos futuros", concluyó Kathrin Janssen, coautora de la investigación.

Referencia: Peris et al. DNA from resin-embedded organisms: Past, present and future, PLOS ONE (2020). DOI: 10.1371/journal.pone.0239521

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo