¿Quién puso el nombre al Jurásico?

La historia de la Tierra se divide en etapas con nombres curiosos. ¿De dónde han salido?


Seguro que conoces esa fase de nuestra infancia en la que todo lo que nos rodea nos sacaba un “¿por qué” y “¿para qué?”. No abandonar ese interés intelectual es clave para muchos aspectos de la vida. Y nos sirve para este artículo en cuestión. ¿Por qué la película “Parque Jurásico” se llama así? Porque el Jurásico fue un período en el que había dinosaurios. ¿Y por qué Jurásico? Y siguiendo con esa curiosidad insaciable: ¿de dónde vienen esos nombres tan raros que estudiamos en geología?

Un poco más abajo de estas líneas hemos añadido la tabla cronológica de la historia de la Tierra. Una auténtica locura de nombres y colores que recuerdan a las amargas horas de clase. Pero como dirían los profesores: no tienes que memorizarla, “solo” comprenderla. Pues vaya consuelo.

Pero como aquí has venido a aprender por voluntad propia, seguro que te apetece conocer el porqué de esta tabla. Desde luego, no tenemos espacio en este artículo para analizarlo todo, pero sí es menester que tengamos un acercamiento a la división del tiempo geológico. Habría que partir, de hecho, del propio concepto de “tiempo”, pero no lo haremos. Basta con saber que para medir algo intangible como el tiempo, geólogos, paleontólogos, historiadores y demás disciplinas dividen el tiempo en partes. Además, cada cultura y especialidad tiene su propia forma de contar y medir: el “antes de Cristo” no tiene sentido para un musulmán.

Es importante saber que el cuadro cronológico está en permanente actualización según los nuevos descubrimientos y estudios que cambien conceptos y cronologías. La tabla que aquí presentamos es la última actualización disponible en la web de la Comisión Internacional de Estratigrafía. Si estás leyendo esto unos años después de su publicación, quizás hayan cambiado algunos datos (esperamos que vaya bien ese futuro, porque este presente no marcha con sobresaliente). Si es así, tienes disponible la tabla actualizada en la web de la Comisión y se puede descargar en cualquier idioma. Veamos, pues, algunos de estos nombres y su origen. Como diría Jack el Destripador: vamos por partes.

La división del tiempo geológico según la Comisión Internacional de Estratigrafía. stratigraphy.org.
La división del tiempo geológico según la Comisión Internacional de Estratigrafía. stratigraphy.org.

La tabla se divide, abarcando de más a menos años, en eones, eras, períodos, épocas y edades. Conforme más cercanos a la actualidad, tenemos más divisiones y en períodos más cortos de tiempo. De manera general (que no única), los nombres vienen por las características de las formas de vida o formaciones rocosas de cada etapa. Son términos que derivan de las lenguas clásicas, sobre todo del griego.

Eón

Se trata de la mayor división de tiempo geológico. En griego significa “eternidad”. Veréis que en el cuadro también se le llama eonotema. Esto hace referencia a la unidad cronoestratigráfica (las rocas que se formaron en ese tiempo) y se aplica al resto de la tabla.

Empezamos con las trampas, y es que tenemos un supererón, pero solo uno: el Precámbrico. No es más (ni menos) que una manera informal de llamar a toda la etapa anterior al Cámbrico. Dicho así suena poco importante, pero el Precámbrico ocupa tres eones, lo que suman más de 4 000 millones de años, desde la formación de la Tierra hasta hace 540 millones de años. Es casi el 90% de la historia de nuestro planeta. Ya puedes respirar, nos queda nada entonces.

Volviendo a los eones, solo tenemos cuatro: Hádico, Arcaico, Proterozoico y Fanerozoico. El Hádico fue acuñado en 1972 por el geólogo Preston Cloud, en relación con el Hades, el inframundo griego. Arcaico está claro, viene también del griego y significa “comienzo, “origen”. Si zôon es “ser vivo” en griego, el Proterozoico hace referencia a la “vida primitiva” y el Fanerozoico a la “vida visible”.

Era

La dinámica es similar a todo el cuadro aunque cada vez haya más divisiones con sus nombres rimbombantes. Tenemos diez eras, pero no se complicaron mucho con ellas. Aunque también vienen del griego, sus nombres van según el orden temporal y listo: Paleozoico (vida antigua), Mesozoico (vida intermedia) y Cenozoico (vida reciente). En el Precámbrico podéis ver las siete eras restantes, pero igualmente solventadas con “Paleo-”, “Meso-” y “Ceno-” para cada división de los eones correspondientes.

Período

Aquí ya empezamos a tener una casuística más amplia para explicar de dónde vienen estos nombres. Entre los más curiosos están el Cámbrico, ya que el geólogo Adam Sedgwick identificó este sistema en 1831 en Gales, que durante la dominación romana se llamaba Cambria. El Carbonífero puede ser fácil de adivinar. Aunque el término fue cosa de William Conybeare y William Phillips, hace referencia a la formación de yacimientos de carbón en todo el planeta durante este período.

Por fin llegamos: ¿por qué el Jurásico se llama así? El primer uso de este término se le atribuye al zoólogo francés Alexander Brongniart, hacia 1829, quien trabajó con Georges Cuvier, el padre de la paleontología. El nombre viene del Monte Jura, en los Alpes, donde se identificaron las rocas características del sistema. El Jurásico fue el período intermedio del Mesozoico, la era de los dinosaurios y cuando el supercontinente Pangea inició su separación.

Los períodos más actuales de la tabla han sido modificados y renombrados en varias ocasiones. Cuando publicamos este artículo, tenemos tres períodos en el Cenozoico: Paleógeno (“de generación antigua”), Neógeno (“de nueva generación”) y Cuaternario (“constituido por cuatro”). ¡Pero si Cuaternario no está dividido en cuatro partes! A los geólogos les gusta ver arder el mundo, sí. El nombre de Cuaternario lo propuso en 1759 Giovanni Arduino, porque veía cuatro formaciones rocosas para este período. Pero el debate ha sido (y sigue siendo) largo e intenso. Si sigues ahí, lector del futuro, dinos cómo se llama ahora la época en la que vives, quizás le han vuelto a cambiar el nombre.

Épocas y edades

Por último, tenemos tantas épocas y edades como para estar aquí semanas escribiendo. Las épocas tienen poco misterio porque podéis comprobar que, o tienen nombre propio, o se dividen en “inferior”, “medio” y “superior”. La nuestra, el Holoceno, viene de unir las palabras griegas holos (“todo”) y kainos (“reciente”).

Y en cuanto a las edades, sus nombres vienen de todas las opciones posibles: tipos de vida, localidades donde se hicieron descubrimientos, sus posiciones relativas (inferior, superior) y las hay que se limitan a un triste “piso 2”. Todavía estás a tiempo de ponerle un nombre chulo a algunas edades.

Solo nos queda reparar en el juego experimental que comprime la historia del universo en un año. Cada día serían 40 millones de años y nuestra especie no aparecería hasta las 23:59 y 46 segundos del 31 de diciembre. Viene bien tener presente nuestra posición en el tiempo ahora y en el futuro.

Referencias:

Graciela Arguello. Locosporlageologia.com.ar.
Gradstein, F. M. et all. 2020. Geologic Time Scale. Elsevier.
International Commission on Stratigraphy. International Stratigraphic Chart. stratigraphy.org.
Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo