¿Quién inventó el primer ordenador digno de ese nombre?

El mérito de haber construido el primer ordenador es todavía motivo de debate. Aunque suele decirse que fue ENIAC, en realidad pelean por el puesto el alemán Z3 y el norteamericano ABC

 

En la Inglaterra del siglo XVII un computador era un ser humano. Su trabajo consistía en hacer operaciones artméticas, repitiéndolas una y otra vez, para compilar tablas matemáticas útiles para ingenieros, arquitectos, astrónomos, militares... Por eso, a finales de ese siglo, Napoleón encargó al matemático Gaspard de Prony que elaborara las tablas trigonométricas y logarítmicas más precisas jamás realizadas. Prony decidió dividir los cálculos más complejos en otros más sencillos de forma que pudieran hacerlos personas menos cualificadas. Acababa de nacer uno de los fundamentos de los ordenadores.

Esto hecho inspiró al inglés Charles Babbage a dar un paso más: ¿y si para hacer esto sustituimos seres humanos por máquinas? A Babbage se le llama muy a menudo 'el padre de la computación' a pesar de que sus máquinas no pasaron nunca de la mesa de diseño. Lo más cerca que estuvo de construir un ordenador mecánico fue su Máquina Diferencial, diseñada para calcular un tipo de funciones matemáticas llamadas polinómicas. Babbage descubrió un modelo teórico ideado por el militar e inventor alemán Johann Helfrich von Müller y se puso a trabajar en ella para mejorarla, pero nunca llegó a construirla. Lo mismo pasó con otro de sus diseños, la Máquina Analítica, lo más cercano a un ordenador actual, que terminó en 1835.

Lo cierto es que entre los miles de páginas de anotaciones y bocetos que dejó encontramos definidos los componentes básicos de un ordenador moderno: una unidad lógica que haga los cálculos (la CPU), una estructura de control con instrucciones (el lenguaje de programación) y un lugar donde guardar los cálculos (la unidad de memoria).

A partir de entonces fueron apareciendo diversos modelos de computadores analógicos, pero todos ellos arrastraban el mismo inconveniente: estaban diseñados para hacer un cálculo específico, y si querías que hiciera otro había que cambiar o reemplazar engranajes y circuitos.

¿Qué es un ordenador?

El concepto de ordenador moderno apareció en 1936. Entonces un joven matemático llamado Alan Turing llegó a la conclusión de que una computadora tendría que ser capaz de resolver cualquier problema que pudiera traducirse a términos matemáticos y reducirse a una cadena de operaciones lógicas que solo usara un código binario (cero-uno o verdad-mentira). Todo muy al estilo de Prony.

El 12 de mayo de 1941 en Berlín, el ingeniero Konrad Zuse ponía en marcha el ordenador que acababa de construir en el trastero de su casa. Lo había financiado con una pequeña ayuda del gobierno alemán, y había usado relés telefónicos: bautizado como Z3 fue la primera computadora digital electromecánica controlada por un programa. Zuse volvió a solicitar fondos para reemplazar los relés por componentes electrónicos, pero el gobierno le negó la financiación porque "no era importante para la guerra". Z3 quedó totalmente destruido el 21 de diciembre de 1943 durante un bombardeo aliado sobre Berlín.

Mientras esto sucedía en Alemania, en Bletchley Park, a las afueras de Londres y en el más estricto secreto, un equipo de científicos bajo la dirección de Turing construían una computadora electrónica, digital y programable, Colossus. Su objetivo, romper el código de Enigma, la máquina de cifrar del ejército alemán. ¿Fue el primer ordenador, tal y como lo definió Turing? No, pues no servía para resolver cualquier problema.

Colossus
Colossus

La pelea por el título del primer computador

Otro ordenador, ENIAC (Electronic Numerical Integrator and Computer), sí lo fue. Lo desarrollaron en secreto para el ejército estadounidense el físico John Mauchly y el ingeniero eléctrico John Presper Eckert de la Universidad de Pennsylvania en 1945. Se ideó para hacer los complejos cálculos necesarios que necesitaban los científicos para construir una bomba de hidrógeno, y quienes lo programaron fueron seis mujeres. Con un coste de 800 000 dólares, 30 toneladas de peso y ocupando un espacio que muchos querrían para su casa, 167 m2, se puso en funcionamiento el 10 de diciembre de 1945. Consumía 174 kilowatios y se decía que cada vez que se enchufaba, las luces de Filadelfia parpadeaban unos instantes. No sabemos si eso es cierto pero sí que elevaba la temperatura de la habitación donde estaba hasta los 50 grados.

¿Fue ENIAC el primer ordenador de la historia? Parece ser que no. Hubo otro antes, ABC, acrónimo de Atanasoff-Berry Computer, desarrollado por John Vincent Atanasoff y su estudiante Cliff Berry en 1942 en la Universidad Estatal de Iowa.

El 19 de octubre de 1973 y después de uno de los litigios más largos celebrados en los Estados Unidos -135 días de juicio y 77 testigos-, el juez federal  Earl R. Larson dictaminó que “Eckert y Mauchly no inventaron el ordenador electrónico automático, sino que lo dedujeron del trabajo del Dr. John Vincent Atanasoff”. Al parecer, Mauchly había departido con Atanasoff en diversas ocasiones entre diciembre de 1940 y junio de 1941, lo que le había dado buenas ideas para construir elementos críticos de ENIAC. La polvareda mediática de esta sentencia hubiera sido enorme si en ese momento no hubiera estallado el asunto Watergate...

¿Todo termina aquí? Como en los buenos thrillers, nos queda una última vuelta de tuerca: en 1988 el mexicano nacionalizado alemán Raúl Rojas demostraba que realmente Z3 fue el primer ordenador, pues cumplía con todos los criterios de Turing. El problema es que solo tenemos acceso a sus planos, y no todo el mundo está convencido de que sirviera para cualquier problema.

Así que las espadas sobre quién inventó el primer ordenador moderno siguen en alto.

Miguel Ángel Sabadell

Miguel Ángel Sabadell

Me licencié en astrofísica pero ahora me dedico a contar cuentos. Eso sí, he sustituido los dragones y caballeros por microorganismos, estrellas y científicos de bata blanca.

Continúa leyendo