¿Qué son los cometas?

Los cometas contienen polvo, hielo, dióxido de carbono, amoniaco y metano.

cometa en el cielo
iStock.

Los cometas son cuerpos celestes en el espacio que orbitan alrededor del Sol. Estos cuerpos helados a menudo liberan gas y polvo tras su paso. Además, a menudo se les compara con bolas de nieve sucias. Los cometas contienen polvo, hielo, dióxido de carbono, amoniaco, metano y otros compuestos. Asimismo, los astrónomos creen que se formaron en el sistema solar hace unos 4 600 millones de años.

Algunos investigadores consideran que los cometas podrían haber traído a la Tierra algunas de las moléculas orgánicas y de agua que ahora forman la vida aquí. No obstante, todavía se investiga esta hipótesis, por lo que los astrónomos están analizando el núcleo y el entorno de los cometas.

cometa
iStock.

Características de los cometas

Según la NASA, el núcleo de un cometa está formado principalmente por hielo y polvo recubierto con material orgánico oscuro. El hielo está compuesto sobre todo por agua congelada, aunque también podría tener otras sustancias como amoniaco, dióxido de carbono, monóxido de carbono y metano.

A medida que un cometa se acerca al Sol, el hielo en la superficie del núcleo se transforma en gas, formando una nube conocida como coma o cabellera. La radiación del Sol empuja a las partículas de polvo lejos de la nube, formando una cola de polvo. Mientras, las partículas del Sol convierten algunos de los gases en iones, formando una cola de iones. Además, como las colas de los cometas están formadas por luz y viento solar, siempre apuntan en dirección opuesta al Sol.

El núcleo de los cometas mide 16 kilómetros o incluso menos. Sin embargo, algunos cometas tienen comas que pueden alcanzar 1,6 millones de kilómetros de ancho. Además, algunos tienen colas con más de 160 millones de kilómetros de largo.

Se pueden ver los cometas a simple vista cuando pasan cerca del Sol porque sus comas y colas reflejan la luz solar o incluso brillan debido a la energía que absorben del Sol. Sin embargo, la mayoría de los cometas son demasiado débiles o pequeños para observarlos sin un telescopio.

También te puede interesar:

Continúa leyendo