¿Qué probabilidad hay de que caiga basura espacial y te mate?

Un nuevo estudio publicado en Nature Astronomy ha calculado la posibilidad de que se produzcan víctimas mortales por la caída de piezas de cohetes en los próximos diez años. Existe un riesgo pequeño pero significativo de que la basura espacial caiga sobre la Tierra.

Cada minuto nos llueven desechos del espacio, algo de lo que casi no somos conscientes. Partículas microscópicas de asteroides y cometas se depositan en la superficie de la Tierra sumando unas 40 000 toneladas de polvo al año. ¿Es peligroso para nosotros?

Esta basura espacial no supone riesgo para los seres humanos, pero sí para las naves espaciales, tal y como sucedió recientemente con el telescopio James Webb y es que, en ocasiones, las muestras llegan en forma de meteorito. Y quizá una vez cada 100 años aproximadamente el meteorito consigue atravesar la atmósfera y origina un cráter.

El estudio publicado en Nature Astronomy se ha centrado en la basura espacial artificial, como los desechos de cohetes y satélites, en cómo estos pueden llegar de manera incontrolada a la Tierra y cómo nos pueden afectar.

Basura espacial
iStock

Los científicos analizaron matemáticamente las inclinaciones y órbitas de las piezas de cohetes en el espacio, así como la densidad de población que se encuentra por debajo de ellas. También se tuvieron en cuenta datos de satélites de estos últimos 30 años. De esta manera, han hecho una estimación del sitio en el que aterrizan los restos de cohetes y otras piezas de basura espacial cuando caen a la Tierra.

Según los autores del estudio, el riesgo de que los desechos espaciales entren de nuevo en la Tierra en los próximos 10 años es pequeño pero significativo. Y si esto sucede lo más probable es que vayan a parar a latitudes del sur. El estudio estimó que es aproximadamente tres veces más probable que las piezas de los cohetes caigan en las latitudes de Yakarta (Indonesia), Dhaka (Bangladesh) o Lagos (Nigeria) que en las de Nueva York (Estados Unidos), Pekín (China) o Moscú (Rusia).

Sobre el riesgo de que la basura espacial mate a una persona, los investigadores calcularon que hay de media un 10 % de probabilidades de que se produzcan una o más víctimas durante la próxima década, suponiendo que cada reentrada de desechos esparza restos mortíferos en un área de 10 metros cuadrados.

Hasta el momento se ha pensado que la probabilidad de que lo desechos de satélites y cohetes causen daños en la superficie de nuestro planeta era insignificante. Estos estudios estaban realizados en base al riesgo que podría derivarse de los satélites que están fuera de servicio y que pueden afectar al correcto funcionamiento de los que están en activo. Hay que tener en cuenta que las baterías y el combustible que no se ha usado puede explotar y generar aún más residuos.

Este estudio llega en un momento en el que la iniciativa privada está cada vez más interesada en lanzar cohetes al espacio. Es probable que este aumento de lanzamientos lleve consigo un crecimiento del número de accidentes, tanto en el espacio como en la Tierra. Un buen ejemplo de ello es la caída inminente de los restos del cohete chino Long March 5B.

Teniendo en cuenta la realidad del aumento de lanzamientos, los científicos afirman en el estudio que la cifra del 10 % sería un dato conservador, vamos, que estarían tirando por lo bajo.

¿Cómo se podría minimizar la entrada incontrolada de desechos espaciales?

Existen tecnologías que permiten controlar la entrada de desechos, pero su aplicación es cara. Un ejemplo de ello es hacer que el combustible o las baterías de las naves espaciales que ya no están en activo se gasten en vez de almacenarse. También se puede programar la órbita de un satélite que ya no funciona para que pase a una órbita terrestre baja, donde se quemará.

Otra opción es fabricar cohetes reutilizables, como los que está desarrollando Blue Origin, que generan menos residuos. Los restos de pintura y virutas de metal regresarían a la Tierra de manera controlada.

La Agencia Espacial Europea está planeando una misión para intentar capturar y retirar la basura espacial usando un robot de cuatro brazos. La ONU, a través de su Oficina de Asuntos del Espacio Exterior, emitió en 2010 una serie de directrices para la mitigación de los desechos espaciales, que fue reforzada en 2018. Sin embargo, tal y como señalan los autores del nuevo estudio, se trata de directrices, no de derecho internacional.

El estudio afirma que el avance de las tecnologías y un diseño de misión más reflexivo reducirían la tasa de reentrada incontrolada de restos de naves espaciales, disminuyendo el riesgo de peligro en todo el mundo. "Las reentradas incontroladas de cuerpos de cohetes constituyen un problema de acción colectiva; existen soluciones, pero todos los Estados lanzadores deben adoptarlas", dicen los autores de la publicación.

 

Referencia: Byers, M., Wright, E., Boley, A. et al. 2022. Unnecessary risks created by uncontrolled rocket reentries. Nature Astronomy. DOI: https://doi.org/10.1038/s41550-022-01718-8

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Por eso, escribir sobre salud no me parece mal plan. También me interesa la nutrición. Disfruto viendo vídeos de YouTube con guiris preparando comida saludable y me encantan los animales.

Continúa leyendo