¿Qué está deformando la Vía Láctea?

La Vía Láctea está más torcida de lo que los astrónomos pensaban inicialmente y ahora han presentado una explicación acerca de qué lo ha provocado.

La Vía Láctea no es como otras galaxias espirales barradas; en vez de mostrar un disco plano, lo hace curvada hacia arriba por un lado y hacia abajo por el otro.

Muchas de las estrellas en la Vía Láctea se distribuyen en el disco delgado, la región del espacio ocupada por los brazos espirales de nuestra galaxia. Y, recientemente, los científicos descubrieron que el disco está ligeramente deformado en los bordes.


Ahora, gracias a los datos del satélite de cartografía estelar Gaia de la ESA, han descubierto que el disco deformado de nuestra galaxia, la Vía Láctea, se tambalea, de manera similar al movimiento de una peonza, confirmando indicios anteriores acerca de que esta deformación no es estática. Lo denominan precesión. ¿El motivo? Es el resultado de una colisión con una galaxia más pequeña en algún momento del oscuro pasado de la Vía Láctea.

 


Gracias a los datos de Gaia de la ESA


Los astrónomos rastrearon la posición y el movimiento de 12 millones de estrellas gigantes para medir cómo de rápido gira la deformación alrededor de la galaxia. Descubrieron que cambia de orientación con el tiempo, se tambalea como un trompo y completa una rotación completa mucho más rápido de lo esperado.

“Medimos la velocidad de la deformación comparando los datos con nuestros modelos. Según la velocidad obtenida, la deformación completaría una rotación alrededor del centro de la Vía Láctea en 600 a 700 millones de años", explicó Eloisa Poggio del Observatorio Astrofísico de Turín, Italia, a la revista Nature Astronomy que publica el estudio. "Eso es mucho más rápido de lo que esperábamos en base a las predicciones de otros modelos, como aquellos que observan los efectos del halo no esférico". Como ejemplo, el Sol orbita el centro galáctico cada 220 millones de años.

 

¿Algo chocó con la Vía Láctea?

La dirección y la magnitud de la tasa de precesión de la deformación galáctica favorecen el escenario de que esta es el resultado de un encuentro reciente o en curso con una galaxia satélite, en lugar de la reliquia de la historia antigua de nuestra galaxia.

Lo que no está claro es cuándo fue o qué galaxia se vio involucrada, pero parece que tal deformación solo pudo haber sido causado por una disputa cósmica relativamente reciente, o incluso en curso, con una de las galaxias satélite de la Vía Láctea. Los astrónomos creen que podría ser la galaxia esferoidal enana de Sagitario que, está en una órbita bastante cercana con nuestra galaxia e históricamente ha demostrado ser bastante perjudicial para ella. Pero no hay por qué preocuparse: la Vía Láctea absorberá a Sagitario e incorporará sus cúmulos globulares, aunque aún falta mucho para esto.


"Con Gaia, por primera vez, tenemos una gran cantidad de datos sobre muchas estrellas, cuyo movimiento se mide con tanta precisión que podemos tratar de comprender los movimientos a gran escala de la galaxia y modelar su historia de formación", dijo el científico adjunto del proyecto Gaia de la ESA, Jos de Bruijne. "Esto es algo único. Esta es realmente la revolución de Gaia".

 

Referencia: E. Poggio et al. Evidence of a dynamically evolving Galactic warp, Nature Astronomy (2020). DOI: 10.1038/s41550-020-1017-3

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo