Vídeo de la semana

¿Conoces la teoría de la tectónica de placas?

Esta teoría explica que la capa exterior de la Tierra está dividida en placas que se deslizan sobre el manto de la Tierra.

montaña
Pixabay.

La teoría de la tectónica de placas (desarrollada entre 1950 y 1970) es la actualización de la teoría de la deriva continental, una idea que afirmaba que los continentes de la Tierra se desplazaban por el planeta con el paso del tiempo. Aunque el geofísico que propuso esta hipótesis, Alfred Wegener, no llegaba a entender cómo se desplazaban los continentes alrededor del planeta, los investigadores han encontrado la solución.  

Teoría de la tectónica de placas

Esta teoría unificadora explica que la capa exterior de la Tierra está dividida en placas que se deslizan sobre el manto de la Tierra. La capa exterior de la Tierra, que incluye la corteza y el manto superior, se llama litosfera y tiene aproximadamente 100 kilómetros de espesor, tal como recoge la Enciclopedia Británica.

Debajo de la litosfera se encuentra la astenosfera, una capa que se mantiene maleable debido al calor en las profundidades de la Tierra. Además, también lubrica la parte inferior de las placas tectónicas de la Tierra, lo que favorece que la litosfera se mueva.

grietas
Pixabay.

¿Cómo funciona?

A causa de la mala conductividad térmica de la corteza, el calor que se genera en la Tierra se acumula debajo de la corteza y funde al manto, lo que provoca una convección térmica en el manto. Es decir, el material caliente cerca del núcleo de la Tierra se eleva mientras que las rocas más frías del manto se hunden.

Por este motivo, los científicos consideran que la corteza terrestre está fragmentada en placas tectónicas, las cuales se van desplazando gracias a las corrientes de convección. Asimismo, los geólogos se refieren a los lugares donde los segmentos se encuentran y se dividen como límites de placas.  Existen tres formas diferentes en que los límites de las placas se encuentran, y cada una desencadena una característica geológica única.

Los límites convergentes tienen lugar cuando las placas chocan entre sí. Cuando esto ocurre, la corteza terrestre se desmorona y se dobla formando cadenas montañosas, como sucedió, por ejemplo, en India o Asia hace unos 55 millones de años para crear el Himalaya.

Sin embargo, las placas convergentes no chocan siempre hacia arriba. Una placa oceánica puede chocar con una placa continental, en cuyo caso se sumerge debajo de la otra placa. Después, desciende al manto de la Tierra y se derrite en el magma caliente del manto, hasta convertirse en una erupción volcánica. Este tipo de colisiones también pueden originar volcanes submarinos.

Por otro lado, los límites divergentes son los límites tectónicos donde las placas se separan. Este movimiento crea valles gigantes en la tierra. En el océano, en cambio, este mismo proceso da lugar a dorsales oceánicas. Finalmente, los límites transformantes ocurren cuando las placas se mueven de manera lateral. Además, funcionan como fallas geológicas y suelen desencadenar muchos terremotos.

Continúa leyendo