Qué debes ver en el cielo (junio 2022)

La llegada del buen tiempo puede ser una excusa perfecta para salir al campo a observar el firmamento. Te contamos aquí todas las claves sobre la principales constelaciones y estrellas que podremos observar, así como las fases lunares, conjunciones planetarias y demás.

 

Con junio llega el verano. Los días alargan y las noches acortan, hasta que la noche del 21 de junio tenemos la noche más corta del año, pues será el solsticio de verano (en el hemisferio norte). Sin embargo es el momento ideal para salir a observar el cielo nocturno, ya que las temperaturas hacen de la experiencia algo más llevadero. Aún así os recomendamos que no olvidéis una prenda ligera de abrigo, que aún en junio es muy necesaria, especialmente en la montaña.

Con la llegada del verano despedimos definitivamente algunas constelaciones, como Orión, Tauro o el Can Mayor y algunas estrellas o cúmulos como Betelgeuse, Sirio o las Pléyades. Pero de igual forma damos la bienvenida a  Vega, Deneb y Altaïr, las tres estrellas principales de lo que se conoce como el triángulo de verano. Este triángulo no es una constelación en sí misma, sino que lo forman las tres estrellas más brillantes de las constelaciones de la Lira, el Cisne y el Águila, respectivamente. Estás constelaciones son propias del verano, pues alcanzan el cenit en esta época del año.

Vega, la estrella azulada que domina sobre la constelación de la Lira ha sido un astro muy importante históricamente. A partir de su brillo se define actualmente la escala de magnitud del resto de estrellas, es decir, la escala que mide su brillo. Esta es una escala peculiar por varios motivos. El primero es que cuanto más brille una estrella (o cualquier otro objeto) vista desde la Tierra, menor será su magnitud. De este modo tenemos que  Venus alcanza una magnitud por debajo de -4, Júpiter una magnitud por debajo de -2, mientras que Urano, mucho menos visible, no baja de magnitud 5. Pues bien, Vega se definió como la estrella con magnitud 0, midiéndose el brillo de todas las demás en relación a ésta.

La otra peculiaridad de esta escala es que la diferencia entre dos magnitudes no es lineal, sino logarítmica, de forma que una estrella de magnitud 1 es cien veces más brillante que otra estrella de magnitud 6. Los valores dados más arriba para la magnitud de algunos objetos son valores de lo que se conoce como la magnitud aparente, es decir la magnitud tal y como vemos cada objeto desde la superficie de la Tierra. Sin embargo puede definirse también la magnitud absoluta, que sería la magnitud de cada estrella a una distancia predefinida, de diez pársecs para las estrellas. Esta magnitud nos habla del brillo real de cada estrella, mientras que la magnitud aparente nos habla del brillo que percibimos desde nuestro planeta.

Además sabemos, aunque no haya quedado constancia escrita de ello, que la estrella Vega fue la estrella polar hace unos 12 000 años. Esto se debe a que el eje de rotación de la Tierra (que decide por tanto qué estrella es la polar, por ser aquella que se encuentre más cerca de donde el eje apunta), oscila en un ciclo de unos 26 000 años, debido a su precesión. Actualmente el eje apunta hacia la estrella alfa Ursa Minor y por eso la llamamos estrella polar, pero en un futuro dejará de hacerlo, perdiendo esta estrella su título.

Altair y Deneb, cuyo nombre tiene un origen Árabe, no son menos interesantes, aunque no han tenido la importancia histórica de Vega. Deneb es una estrella verdaderamente grande, con unas 20 veces más masa que nuestro Sol y 200 veces su radio, mientras que Altair es apenas un porcentaje mayor, sin llegar a duplicarla en tamaño.

En lo que a la Luna respecta, este mes empezará con una luna creciente que culminará en la luna llena del día 14 de junio. Esta luna llena será además una de las conocidas como “superlunas”, pues casi coincidirá el momento de máximo brillo con el de menor distancia entre satélite y planeta. Esto hará que veamos a la Luna un poco más grande en el cielo que de normal, aunque la diferencia apenas sea perceptible a simple vista. Durante este mes la luna llegará a situarse a poco más de 354 000 kilómetros de distancia, en la madrugada del 15 de junio, tan solo unas horas después de la hora exacta de la luna llena. Desde este día la Luna irá menguando hasta llegar a la luna nueva a finales de mes, el día 29 de junio.

Este mes de junio comenzará con la conjunción planetaria entre Marte y Júpiter con la que despedimos el pasado mes de mayo. Aunque el momento de máximo acercamiento aparente entre los dos planetas ya haya pasado, aún podremos disfrutarlos unos días más durante las últimas horas de la noche, justo antes del amanecer, si miramos en dirección este. El resto del mes los planetas nos darán un respiro tras la frenética actividad de los últimos meses y ya no podremos disfrutar de ninguna conjunción más el resto del mes. Aún así no faltarán las excusas para planear una velada de observación astronómica. Si el tiempo atmosférico lo permite y si conseguís hacer un hueco en vuestra agenda, os recomendamos encarecidamente que intentéis observar alguno de los astros o fenómenos que hemos mencionado.

José Luis Oltra de perfil

José Luis Oltra (Cuarentaydos)

Soy físico de formación y viajero de vocación. Divulgo ciencia allí donde me lo permiten, aunque principalmente en youtube y tiktok bajo el nombre de Cuarentaydos. Por aquí me verás hablando de la física del universo, desde las galaxias y estrellas más grandes hasta las partículas subatómicas que las componen.

Continúa leyendo