Qué debes ver en el cielo este mes (agosto 2022)

Aprovecha agosto para salir al campo y observar el cielo nocturno. Con esta guía que hemos preparado no te perderás ningún detalle de la lluvia de estrellas de las Perseidas, así como de las oposiciones planetarias de Saturno y el asteroide 4 Vesta. También hablamos del cometa Swift-Tuttle y de las sombras de las lunas de Júpiter.

 

Agosto, el mes en el que media España coge sus vacaciones, es una ocasión fantástica para retirarse al campo y completar un agradable día en la naturaleza con un poquito de observación del cielo nocturno y de las maravillas que éste aguarda. Es por eso mismo que hemos preparado esta pequeña guía, para que no te pierdas ninguno de los eventos principales de este mes y para que, ya puestos, aprendas un poquito sobre ellos.

El cielo de agosto estará protagonizado por la lluvia de estrellas más famosa del año: las Perseidas. Esta lluvia de estrellas alcanza su máximo de actividad en torno al 12 de agosto cada año, haciéndolo el día 13 este año. Sin embargo, sus bólidos pueden disfrutarse desde varios días antes y hasta varios días después de este máximo de actividad. Las Perseidas reciben su nombre de la constelación de Perseo, pues es de ahí de dónde parecen provenir cuando aparecen en el cielo. Sin embargo, su origen está más cercano a la Tierra. Esta lluvia de estrellas tiene su origen en el cometa Swift–Tuttle, un objeto de unos 25 kilómetros de diámetro que completa una órbita especialmente elíptica alrededor del Sol cada 133 años. Este cometa deja a su paso, como consecuencia de su interacción con la luz y el viento solares, una nubecilla de material, que se distribuye por toda su órbita. La Tierra atraviesa esta nubecilla cada año en agosto, provocando con ello la lluvia de estrellas de las Perseidas.

La excéntrica órbita del cometa Swift–Tuttle le lleva a acercarse apenas más que la Tierra en su recorrido alrededor del Sol y a alejarse más allá de las órbitas de Neptuno y Plutón. La última vez que este cometa pasó por el interior del sistema solar fue en 1992, cuando se situó a unos 170 millones de kilómetros de nuestro planeta (más lejos que el Sol). Este evento no fue visible a simple vista, pero sus efectos pudieron notarse en el aumento de actividad de la lluvia de las Perseidas. La próxima vez que Swift–Tuttle pase cerca de la Tierra lo hará a tan solo 22 millones de kilómetros, en 2126. Este cometa es sin duda el más grande de todos los objetos que se acercan a la Tierra periódicamente y en caso de impactar contra nuestro planeta provocaría una destrucción muy superior a la que supuso la extinción de los dinosaurios hace 66 millones de años. Sin embargo se ha estudiado su órbita y no se prevé que pueda haber colisión con la Tierra para, al menos, los próximos 2 000 años.

La lluvia de estrellas de las perseidas coincidirá con la luna llena (que ocurrirá el 12 de agosto de madrugada). La presencia del satélite en el cielo dificultará enormemente la observación de los bólidos, haciendo de esta una de las peores ocasiones para su observación en los últimos años. La luna nueva no se dejará ver hasta el día 27 de agosto.

Además de las Perseidas tendremos dos oposiciones planetarias interesantes. La primera de ellas, la más visible, será la de Saturno. Una oposición planetaria es el momento de la órbita de un planeta u otro cuerpo del sistema solar, en que se sitúa a su mínima distancia con la Tierra. Esto facilita enormemente su observación. La oposición de Saturno ocurrirá el 14 de agosto, por lo que los días colindantes serán perfectos para observarlo a simple vista y para observar sus anillos con un telescopio modesto.

También tendremos oposición del asteroide 4 Vesta, uno de los mayores del cinturón de asteroides situado entre Marte y Júpiter. Este asteroide alcanzará su oposición el 22 de agosto, alcanzando una magnitud aparente de 6. Esto hará que resulte complicado localizarlo a simple vista, pero que podamos disfrutar de él con unos buenos binoculares o un telescopio sencillo.

Durante este mes podremos disfrutar de las típicas constelaciones veraniegas, como la Lira, el Cisne o el Águila, dominadas respectivamente por las estrellas Vega, Deneb y Altair, que forman el famoso asterismo del Triángulo de Verano. También otras constelaciones, presentes el resto del año, dejan verse con especial facilidad (por el clima más que por las condiciones del propio cielo) como las Osas Mayor y Menor, Casiopea, Cefeo o el Dragón. También Escorpio, con la brillante y roja Antares y el tridente de estrellas que parecen salir de ella, o Sagitario, con su característica forma de tetera, son fácilmente reconocibles durante estas fechas.

Durante este mes podremos observar también un evento peculiar, sólo disponible para aquellos que contéis con un telescopio de gama media, capaz de distinguir formas sobre la superficie de Júpiter. Concretamente podremos ver la sombra proyectada por dos de las lunas principales del gigante gaseoso cruzar las capas altas de su atmósfera. El día 9 de agosto tendremos la sombra de Ganímedes, a la que se unirá la sombra de Io durante un par de horas, antes de que la primera abandone el lugar. Una semana más tarde, el 16 de agosto, tendremos el caso contrario, en que a la sombra de Io se unirá la sombra de Ganímedes durante un rato. Ambos eventos ocurrirán bien entrada la madrugada.

Referencia:

109P/Swift-Tuttle Orbit,  Minor Planet Center, IAU, Accedido en julio de 2022.

José Luis Oltra de perfil

José Luis Oltra (Cuarentaydos)

Soy físico de formación y viajero de vocación. Divulgo ciencia allí donde me lo permiten, aunque principalmente en youtube y tiktok bajo el nombre de Cuarentaydos. Por aquí me verás hablando de la física del universo, desde las galaxias y estrellas más grandes hasta las partículas subatómicas que las componen.

Continúa leyendo