¿Puede la diabetes propagarse como el mal de las vacas locas?

Una proteína ligada a la diabetes actúa como los priones, las proteínas que causan la Encefalopatía Espongiforme Bovina.

También te puede interesar: El Alzheimer podría contagiarse
SEGURO QUE TE INTERESA...

Proteínas peligrosas

La proteína implicada en la diabetes que los científicos han inoculado en los ratones es la llamada polipéptido amiloide de los islotes (IAPP, por sus siglas en inglés). Esta sustancia tiende a acumularse en las células del páncreas de las personas que padecen diabetes de tipo 2, en la que el organismo no procesa bien la insulina (por lo general a causa de la obesidad y la falta de ejercicio), la hormona encargada de regular la cantidad de glucosa existente en la sangre.

Esta acumulación recuerda a la de los priones infecciosos en los cerebros del ganado vacuno afectado por la Encefalopatía Espongiforme Bovina, también llamada "enfermedad de las vacas locas", ya que las reses afectadas presentan alteraciones en su comportamiento: se muestran nerviosas y agresivas y sufren cambios neurológicos, entre otros muchos síntomas.

Los priones son proteínas comunes en muchos animales y el hombre, además de en las vacas; cuando se alteran y se convierten en agentes infecciosos, se acumulan en el cerebro y pueden llegar a provocar la muerte. El problema es que se transmiten. Una vaca puede contagiar a otra, y una persona que coma la carne de res afectada puede desarrollar este tipo de encefalopatía. 

Comer carne de animales en cuyo páncreas hubiera acumulada una proteína implicada en la diabetes tipo 2 podría suponer más riesgo de padecerla

Acumulaciones malignas

En su trabajo, los científicos de la Universidad de Texas han constatado que el polipéptido amiloide de los islotes (IAPP) actúa como los priones y desencadena la enfermedad al acumularse de forma anormal. Al inyectar IAPP en el páncreas de los ratones, estos mostraban los síntomas ligados a la diabetes de tipo 2. Sus niveles de glucosa en sangre eran mucho mayores que los de los otros roedores, entre otros indicadores metabólicos propios de esta dolencia.

Uno de los autores de la investigación, el neurobiólogo y bioquímico Claudio Soto, afirma que "podemos transmitir la diabetes de tipo 2 solo con administrar esta proteína, aunque esto no quiere decir que la enfermedad pueda transmitirse entre las personas a la manera en que lo hace la gripe". Y añade que él y sus colegas planean estudiar si la dolencia se propaga por las mismas vías que los priones, por ejemplo a través de transfusiones de sangre o trasplantes de órganos.

Soto piensa que los humanos podrían tener más posibilidades de padecer diabetes de tipo 2 si comen carne de animales en cuyo páncreas hubiera empezado a acumularse la IAPP, pero algunos científicos lo dudan. En declaraciones a la revista Science, el bioquímico David Harris, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston, afirma que la posibilidad de contagio de la diabetes entre personas está "sobrestimada". Según él, los investigadores han transmitido esta enfermedad de una forma artificial. "Inyectar células del páncreas de ratones con diabetes en otros ratones es un experimento de laboratorio. No van a darse situaciones como esa con páncreas humanos".

Etiquetas: cienciadiabetesnoticias de cienciasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS