¿Por qué parece que este agujero negro nos va a tragar?

Esta nueva ilusión óptica hace que la mayoría de nosotros percibamos, en vez de una imagen estática, que es lo que es, un agujero negro que se va expandiendo hacia nosotros, como si quisiera tragarnos. Los científicos explican por qué sucede esto.

Quizá no te haga falta ni mirar fijamente esta ilusión óptica y que con solo verla por el rabilo del ojo te dé la sensación de que un agujero negro se expande hacia ti, deseando devorarte. La imagen es completamente estática pero los investigadores afirman que da a la gente "una creciente sensación de oscuridad, como si entrara en un espacio vacío de luz".

Según apuntan los investigadores en su estudio, publicado en Frontiers in Human Neuroscience, el movimiento ficticio que percibimos se debe probablemente a que nuestra mente identifica que se encuentra ante un cambio de escenario y nos prepara así. Lo que sucede es que, al predecir un cambio de luz a oscuridad, nuestro sistema visual se ajusta muy rápidamente a condiciones que él considera potencialmente peligrosas.

"Al igual que el resplandor puede deslumbrar, sumergirse en la oscuridad es probablemente arriesgado cuando se navega en el entorno oscurecido", escriben los autores en la publicación. "Aunque, como en cualquier ilusión, esta oscuridad virtual en expansión se experimenta a costa de la veracidad, ya que el observador no está avanzando ni entrando en ningún espacio oscuro, es probable que dicho coste sea menos grave que si no hubiera correcciones cuando un observador avanzara realmente hacia un espacio oscuro".

Pero ¿por qué exactamente el color del agujero y los puntos que lo rodean afectan a nuestras respuestas mentales y fisiológicas? Para responder a esta pregunta los científicos mostraron “agujeros en expansiónde distintos colores a un grupo de 50 personas con una visión normal. También se les enseñó versiones codificadas de la ilusión óptica sin ningún patrón discernible de luz o color.

Lo que vieron los científicos fue que el efecto ilusorio funcionaba mejor cuando el agujero era negro. Más concretamente el 86 % de los participantes tenía la sensación de que la oscuridad se dirigía hacia ellos cuando aparecía en este tono.

Los científicos hicieron un seguimiento de los movimientos oculares de los participantes y resultó que sus pupilas se dilataban inconscientemente al ver el agujero negro y se contraían solo un poco cuando lo veían de color blanco.

Aquí demostramos, basándonos en la nueva ilusión del "agujero en expansión", que la pupila reacciona a la forma en que percibimos la luz -incluso si esta "luz" es imaginaria como en la ilusión- y no sólo a la cantidad de energía luminosa que realmente entra en el ojo", afirma el psicólogo Bruno Laeng, de la Universidad de Oslo. "La ilusión del agujero en expansión provoca la correspondiente dilatación de la pupila, como ocurriría si la oscuridad aumentara realmente".

Un 14 % de los participantes no experimentó la sensación de que el agujero se expandía ni si quiera cuando este aparecía pintado de negro y ante esto los investigadores no han sabido dar una explicación. También entre los que sí percibieron la ilusión, hay quien la sintió con más o con menos intensidad. Las personas que sintieron con más fuerza la ilusión fueron aquellas cuyos diámetros de pupilas cambiaron más.

"Nuestros resultados demuestran que el reflejo de dilatación o contracción de las pupilas no es un mecanismo de bucle cerrado, como una fotocélula que abre una puerta, impermeable a cualquier otra información que no sea la cantidad real de luz que estimula el fotorreceptor", dice Laeng."Más bien, el ojo se ajusta a la luz percibida e incluso imaginada, no simplemente a la energía física".

Los autores tienen una hipótesis de por qué el ojo puede hacer esto. Cuando la región central es negra, probablemente nuestras pupilas nos están preparando para un cambio de luminancia en un futuro próximo. En lugar de ver la información que se presenta directamente frente a nosotros, la red neural visual predice cómo cambiará esa información en el futuro, generando "una ilusoria 'expansión hacia afuera' de la región central 'agujero'".

Si el cerebro no hiciera esto, la nueva información visual tardaría unos milisegundos más en llegar a los procesos superiores del cerebro. Si nuestras pupilas tardaran tanto en dilatarse, no podríamos transitar por la oscuridad de manera tan eficaz.

Ahora, los científicos quieren ver cómo reaccionan los animales ante la ilusión óptica del agujero en expansión. La idea es entender mejor cómo evolucionó nuestro sistema visual.

 

Referencia: Laeng Bruno, Nabil Shoaib, Kitaoka Akiyoshi. 2022. The Eye Pupil Adjusts to Illusorily Expanding Holes. Frontiers in Human Neuroscience. DOI: https://doi.org/10.3389/fnhum.2022.877249

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Con más de 11 años de experiencia en el ámbito periodístico, aprendo cada día un poco más acerca del apasionante mundo que es la ciencia. Puedes escribirme a maguilar@zinetmedia.es

Continúa leyendo