¿Podríamos huir de un T. rex? Según un estudio serían más lentos de lo que se pensaba

Una recreación digital de los andares de este dinosaurio estima que habitualmente se movían a 5 kilómetros por hora.

 

Hay una escena famosa de “Parque Jurásico” en la que un Tyrannosaurus rex persigue a los protagonistas de la película, que huyen en un Jeep. Las dentelladas del enorme dinosaurio se acercan peligrosamente en un par de ocasiones a un vehículo que circula a una velocidad considerable ante los gritos de pánico de sus pasajeros. Según la ciencia, esta escena forma parte de la ficción, pues Tyrannosaurus rex era un animal lento que no tendría nada que hacer ante la velocidad de un vehículo motorizado.

La vida cotidiana de un T. rex

El rey de los lagartos. Uno de los mayores depredadores de la historia de nuestro planeta. Desde luego, el más famoso de todos. Una estrella del cine y la cultura popular. Pero su fuerte no era la velocidad.

Se ha alargado durante años uno de los debates científicos con mayor difusión mediática: la velocidad máxima de Tyrannosaurus rex. Con anterioridad se estimó que podía correr a una velocidad de entre 17 y 53 kilómetros por hora. Si la realidad se ajustara a las cifras más altas, este depredador podría alcanzar a cualquier humano, pues el más rápido solo alcanza 43 kilómetros por hora.

Sin embargo, pocos estudios se han fijado en la velocidad de marcha común de Tyrannosaurus rex. Es decir, ¿a qué velocidad solía desplazarse este dinosaurio caminando? Un estudio se apoyó en la tecnología para sacar sus propias conclusiones.

Cuestión de perspectiva

Durante décadas, muchos paleontólogos se han dedicado a establecer la velocidad a la que pudo correr T. rex analizando solo una parte de su esqueleto. Es decir, uno comparaba las largas extremidades del dinosaurio con las de un avestruz y pensaba que podía ser un animal veloz. Otro se fijaba solo en la cadera y opinaba que le impediría correr mucho. Una de las ideas más extendidas acerca de la carrera de Tyrannosaurus rex tenía a este animal por un dinosaurio veloz, pero en distancias cortas. Esta incapacidad para mantener su carrera pudo ser la teoría seguida por los guionistas de “Parque Jurásico” para que la persecución del Jeep terminara rápido con el dinosaurio simplemente deteniendo su acoso.

En cualquier caso, los métodos de investigación utilizados anteriormente han sido superados gracias a la tecnología aplicada a la ciencia. Los modelos biomecánicos permiten interpretar el movimiento de T. rex teniendo en cuenta multitud de factores como su peso, el tamaño de los huesos, el movimiento de sus extremidades, etc. Según John Hutchinson, experto en biomecánica evolutiva en el Royal Veterinary College en Londres:

“Necesitas unir todas las partes para obtener una imagen completa. Mirando solamente la morfología no consigues nada”.

Andaban a la misa velocidad que los humanos

Con esta nueva perspectiva se ha podido determinar a qué velocidad solían desplazarse los tiranosaurios. Según un estudio de 2021 publicado en la revista “The Royal Society”, la velocidad común de Tyrannosaurus rex era de unos 5 kilómetros por hora, la velocidad media a la que andamos los humanos. Teniendo en cuenta que un T. rex adulto medía alrededor de 12 metros de longitud, 4 de altura y pesaba entre 6 y 9 toneladas, no parece una cifra muy espectacular.

Este nuevo método de investigación supone un gran avance, aunque corre el riesgo de caer en el mismo error que los paleontólogos anteriores, poniendo el punto de mira excesivamente en una única parte del cuerpo, en este caso la cola. Según Pasha van Bijlert, autor principal del estudio:

"Las colas de los dinosaurios eran vitales para saber la forma en que se movían. No solo servían como contrapeso, la cola también producía mucha de la fuerza necesaria para mover el cuerpo hacia adelante a través de dos músculos grandes: los caudofemorales, que tiran de las piernas hacia atrás durante cada paso".

Hasta ahora no se había tenido muy en cuenta el papel de la cola en los andares de Tyrannosaurus rex. Sin embargo, esta extremidad supone la mitad de la longitud del dinosaurio y podía pesar una tonelada. Por tanto, debió tener un peso importante en los desplazamientos de este depredador carnívoro (nunca mejor dicho).

¿Cómo se mide la velocidad de un dinosaurio?

Las especies animales ahorramos toda la energía que podemos al desplazarnos con una cadencia regular. Mientras que los humanos movemos las piernas a un paso adecuado según nuestro cuerpo y las acompañamos con los brazos en un balanceo rítmico, es difícil averiguar el movimiento de un animal que lleva millones de años extinguido. Más aún en el caso de Tyrannosaurus rex, que tiene patas delanteras muy cortas, las traseras muy largas y una cola todavía más imponente.

Para estudiar el movimiento de T. rex se creó un modelo tridimensional digital del esqueleto de un espécimen con 66 millones de años de antigüedad. Le añadieron al modelo los músculos y ligamentos de la cola. Se ayudaron de huellas fósiles para concluir que la zancada de T. rex era de 1,94 metros. Por otro lado, midiendo el balanceo de la cola y el movimiento rítmico del cuerpo, obtuvieron que T. rex tenía un paso de 1,28 metros por segundo. Uniendo estos datos pudieron determinar que Tyrannosaurus rex caminaba a 4,6 kilómetros por hora.

Atendiendo a estos resultados, van Bijlert calcula que el depredador más famoso entre los dinosaurios pudo correr a unos 30 kilómetros por hora:

“Hay quien apunta incluso mayor velocidad, pero así podrían haberse roto las patas. Aunque esto espero estudiarlo en el futuro”.

Referencias:

Ferrer, I. 2021. El ‘Tiranosaurio rex’ caminaba a una velocidad de 4,6 kilómetros por hora, como los humanos. elpais.com.

Van Bijlert, P. A. et al. 2021. Natural Frequency Method: estimating the preferred walking speed of Tyrannosaurus rex based on tail natural frequency. The Royal Society 8, 4. DOI: 10.1098/rsos.201441.

Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo