Podría haber planetas como la Tierra en 6.000 millones de estrellas como el Sol

Un nuevo estudio concluye que el 18% de las estrellas similares al Sol podrían tener un planeta como el nuestro en la zona habitable.

planetas-tierra
iStock

Determinar la abundancia de planetas del tamaño de la Tierra en las zonas habitables de sus estrellas, donde podría existir agua líquida en la superficie de un planeta rocoso, es uno de los principales objetivos de la ciencia exoplanetaria. De hecho, la misión de búsqueda de exoplanetas Kepler de la NASA fue diseñada específicamente con este objetivo en mente.

Además de ser la primera misión capaz de encontrar y caracterizar planetas del tamaño de la Tierra en órbitas de un año alrededor de estrellas similares al Sol, Kepler revolucionó nuestra perspectiva sobre la diversidad de planetas en la Vía Láctea.

Ahora, un equipo de astrónomos del Departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Columbia Británica (Canadá), afirman que podría haber 6.000 millones de planetas parecidos a la Tierra en nuestra galaxia. Los expertos basan sus resultados en un catálogo de planetas independiente compilado a partir de su búsqueda de casi 200.000 estrellas observadas durante la misión Kepler.

"Nuestros cálculos colocan un límite superior de 0,18 planetas similares a la Tierra por estrella tipo G", afirma Michelle Kunimoto, coautora del trabajo que publica la revista The Astronomical Journal.

"Calcular qué tan comunes son los diferentes tipos de planetas alrededor de diferentes estrellas puede proporcionar restricciones importantes en la formación de planetas y teorías de evolución, y ayudar a optimizar futuras misiones dedicadas a encontrar exoplanetas".


¿Qué significa este dato?

Nuestra Vía Láctea tiene hasta 400.000 millones de estrellas, de las cuales el 7% son de tipo G. Eso significa que más de 5.000 millones de estrellas pueden tener planetas similares a la Tierra en nuestra galaxia, 1 planeta por cada 5 estrellas parecidas al Sol en la Vía Láctea (lo que es muy superior respecto a estimaciones previas que expresaban esta cifra en solo 0,02 y no el actual 0,18).

Para ser considerado similar a la Tierra, un planeta debe ser rocoso, aproximadamente del tamaño de la Tierra y en órbita alrededor de estrellas similares al Sol (tipo G). También tiene que orbitar en las zonas habitables de su estrella, el rango de distancia desde una estrella en la que un planeta rocoso podría albergar agua líquida, y potencialmente vida, en su superficie.

Por lo general, los planetas como la Tierra son más propensos a ser ignorados por una búsqueda de planetas que otros tipos, ya que son tan pequeños y orbitan lejos de sus estrellas. Eso significa que un catálogo de planetas representa solo un pequeño subconjunto de los planetas que realmente están en órbita alrededor de las estrellas buscadas.

 


¿Cómo han llegado a esta aproximación?

Los astrónomos utilizaron una técnica conocida como "modelado hacia adelante" para superar estos desafíos.

"Comenzamos simulando la población completa de exoplanetas alrededor de las estrellas que Kepler buscó", dijo Kunimoto. "Marcamos cada planeta como detectado o perdido según la probabilidad de que mi algoritmo de búsqueda de planetas los hubiera encontrado. Luego, comparamos los planetas detectados con mi catálogo real de planetas. Si la simulación produjo una coincidencia cercana, entonces la población inicial era probablemente una buena representación de la población real de planetas que orbitan alrededor de esas estrellas".

 

Referencia: Michelle Kunimoto, Jaymie M. Matthews. Searching the Entirety of Kepler Data. II. Occurrence Rate Estimates for FGK Stars. The Astronomical Journal, 2020; 159 (6): 248 DOI: 10.3847/1538-3881/ab88b0

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo