¿Para qué sirven las huellas dactilares?

Las huellas dactilares podrían ayudarnos a agarrar superficies en condiciones húmedas, así como a mejorar nuestro tacto.

huellas
Pixabay.

En el año 1910, Thomas Jennings huyó de la escena de un crimen, pero dejó una pista que sentenciaría para siempre su destino: su huella dactilar en la pintura fresca de una barandilla fuera de la casa donde había cometido el crimen. Sus huellas fueron las primeras que se utilizaron como prueba en una investigación criminal, y fue condenado por asesinato en el año 1911. Desde entonces, las huellas dactilares siguen siendo imprescindibles en las investigaciones forenses, si bien tienen muchas más utilidades.

Diversas teorías sobre su función

Según Roland Ennos, profesor de biología en la Universidad de Hull en Reino Unido, las huellas dactilares nos dan agarre. Según su investigación, las huellas dactilares podrían ayudarnos a agarrar superficies en condiciones húmedas, similar a las huellas de los neumáticos de los coches. De esta forma, se evita que nuestras manos resbalen por una superficie.

Otra teoría bastante aceptada entre la comunidad científica es que las huellas dactilares podrían ayudar al tacto. Nuestros dedos contienen cuatro tipo de mecanorreceptores o células que responden a la estimulación (como el tacto). Según Georges Debrégeas, biólogo de la Universidad de la Sorbona en París, estos mecanorreceptores son muy sensibles a las pequeñas vibraciones y, por lo tanto, contribuyen a que las yemas de nuestros dedos tengan su característica sensibilidad.

huellas dactilares
Pixabay.

Sin embargo, Debrégeas considera que las huellas dactilares pueden servir tanto para el tacto como para el agarre, pues la razón por la que podemos manipular objetos fácilmente es porque tenemos un excelente sentido del tacto. De hecho, gracias al tacto podemos corregir en tiempo real la fuerza con la que vamos a agarrar un objeto, tal como argumenta el biólogo.

Igualmente, Debrégeas cree que nuestro sentido del tacto y nuestro agarre han podido evolucionar de manera conjunta. También ha encontrado otra explicación, y es que las huellas dactilares podrían prevenir las ampollas en caso de quemaduras, pues refuerzan la piel y permiten que esta se estire. Sin embargo, pese a que se han realizado numerosas investigaciones (y son imprescindibles para los detectives y policías) su verdadera función sigue siendo un enigma para nosotros.

 

Vídeo de la semana

Continúa leyendo