Observan por primera vez cómo encoge una enana blanca

Un equipo de astrofísicos ha detectado una enana blanca joven que forma parte de un sistema binario en su fase de contraerse.

También te puede interesar: Descubren que las enanas blancas están contaminadas por restos de material planetario

A partir de consideraciones teóricas, está ampliamente aceptado que las enanas blancas jóvenes –esos restos compactos de estrellas similares al Sol– experimentan una fase de contracción en su vida primitiva.

El radio de una enana blanca típica puede reducirse en varios cientos de kilómetros durante su primer millón de años de existencia, pero hasta ahora no se había producido ninguna observación de este fenómeno. Primero, porque la mayoría de las enanas blancas conocidas son mucho más viejas y segundo porque los astrofísicos no disponen por ahora de un método directo y preciso de medir el radio y sus variaciones en estas estrellas.

Ahora, mientras estudiaban una enigmática fuente de rayos X en un sistema binario, los científicos pueden haber dado con la primera prueba observacional de una enana blanca en fase de contraerse. El sistema binario HD49798/RX J0648.0-4418 se encuentra a 2.000 años luz de distancia, en la constelación de Puppis, y ha sido ampliamente estudiado con telescopios ópticos, UV y de rayos-X.

Contiene una enana blanca masiva que gira a un periodo de solo 13 s, el más rápido conocido en una estrella de este tipo, y emite rayos-X gracias a la acreción de materia capturada del viento estelar de su estrella compañera en el sistema.

 

Sandro Mereghetti, otro de los coautores del estudio, descubrió recientemente que la velocidad rotacional de la enana blanca había estado aumentando de forma constante durante los últimos 20 años mientras que el periodo de giro de 13 s disminuía a razón de 7 nanosegundos por año. Aunque esto parezca un cambio minúsculo, de hecho produce un efecto considerable para un cuerpo más pesado que nuestro Sol pero cuyo radio es 5.000 kilómetros menor (incluso menor que el de la Tierra). Una frecuencia de giro tan amplia no se puede explicar en condiciones normales, o en función de la materia de acreción.

La solución a este rompecabezas es lo que han presentado los autores del nuevo estudio, para quienes el alto coeficiente de giro se debe a que la enana blanca está encogiendo, como hacen los patinadores al contraer los brazos contra el cuerpo para dar vueltas más rápido. Según los cálculos de los astrofísicos, la enana blanca tiene apenas 2 millones de años de antigüedad, una edad en la que la frecuencia de giro es exactamente la que presenta esta estrella y que por primera vez se ha podido observar en plena fase de contracción.

Esta característica de que las enanas blancas jóvenes "adelgazan" estaba clara a nivel teórico pero hacía falta observarlo en tiempo real. Según Popov, "tenemos que dar las gracias a las características únicas del sistema binario estudiado, porque la enana blanca apareció literalmente iluminada gracias a la acreción de materia de la estrella vecina. Pero aunque se destacaba nítidamente, la materia de acreción no afectaba a la rotación –un fenómeno verdaderamente extraño–".

Imagen: Francesco Mereghetti

Etiquetas: astronomíaestrellassoltelescopio

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS