Nuevas pistas sobre el origen de la nube radiactiva que cubrió Europa en 2017

Ningún gobierno ha asumido la responsabilidad de dicho escape, pero las últimas investigaciones apuntan a un origen civil que no estaría relacionado con el desarrollo de armas nucleares.

medición de radiactividad
istockphoto

En otoño de 2017, una nube ligeramente radiactiva de rutenio-106 cubrió el cielo de parte de Europa y Asia, llegando a detectarse este elemento incluso en estaciones de medición del Caribe. Si bien fue una liberación de radiación inocua para la salud humana, los valores fueron hasta cien veces más altos que las concentraciones totales medidas en Europa después del accidente de Fukushima. Además, como hasta el momento ningún gobierno ha asumido la responsabilidad de dicho escape, las entidades de protección radiológica tampoco descartan que tuviera origen militar.

Sin embargo, un estudio que se acaba de publicar en la revista Nature Communications concluye que la nube se habría formado como consecuencia de actividades nucleares civiles, en concreto en una planta de reprocesamiento de combustibles nucleares.

Rutenio en los filtros de aire

Los investigadores, del Instituto de Radioecología y Protección Radiológica de la Universidad de Leibniz de Hannover y el Instituto de Planetología de la Universidad de Münster, cuantificaron los isótopos de rutenio estables capturados en filtros de aire antes, durante y después de la liberación nuclear. Los resultados revelaron que el rutenio recogido durante el periodo de 2017 en el que se detectó la nube tenía una composición isotópica no natural.

Los investigadores compararon sus datos con las composiciones isotópicas de rutenio de los combustibles nucleares gastados, mostrando que la liberación se corresponde con la huella isotópica del combustible, al final de su vida útil, de un tipo de reactores nucleares de agua presurizada que se usan en Rusia. Por lo tanto, esta nube radiactiva no está relacionada con la producción de plutonio para armas nucleares. "La firma del isótopo descubierta en el filtro de aire no presenta similitudes con los combustibles nucleares de los reactores de agua a presión o hervidos occidentales convencionales. En cambio, es consistente con la firma del isótopo de un tipo específico de reactores de agua a presión rusos: la serie VVER. En todo el mundo, aproximadamente están operativos 20 reactores de este tipo de VVER ", especifica el profesor Georg Steinhauser de la Universidad de Leibniz en Hannover.

 

Técnicas empleadas para estudiar la historia del planeta Tierra

“Los isótopos de rutenio se suelen medir para estudiar la historia de la formación de la Tierra”, ha explicado Thorsten Kleine, investigador de la Universidad de Münster, que añade que estos métodos desarrollados para la investigación en otras disciplinas han sido fundamentales para resolver el misterio. “El hecho de que el rutenio procedente de actividades nucleares se liberara en cantidades minúsculas y se diluyera con el rutenio estable presente de forma natural en el aire supuso un desafío importante”.

Previamente, otro trabajo de investigación publicado en la revista PNAS analizó más de 1 300 mediciones en toda Europa y distintas partes del mundo, concluyendo que, aunque es difícil de apuntar el origen exacto de la liberación de radiactividad, todo apunta a una zona al sur de los Urales, coincidente con la instalación nuclear Majak.

Referencia: T. Hopp et al. (2020): Non-natural ruthenium isotope ratios of the undeclared 2017 atmospheric release consistent with civilian nuclear activities. Nature Communications; DOI: 10.1038/s41467-020-16316-3

Continúa leyendo