No me acuerdo...: vivir con amnesia

No recordar lo que se ha hecho en las últimas horas, todo la acaecido antes de una fecha determinada, o no ser capaz de generar nuevos recuerdos son diferentes tipos de amnesia. ¿Se puede vivir así?

La amnesia hace referencia a un mal funcionamiento de la memoria y puede deberse a diversas causas. Estas pueden ser orgánicas, como un traumatismo cerebral, una enfermedad o el uso de determinadas sustancias. Por ejemplo, una epilepsia o una enfermedad tiroidea pueden afectar a la memoria. O causas funcionales, donde encontramos los traumas psicológicos que derivan en la pérdida de memoria como mecanismo de defensa.

Asimismo, se diferencian los tipos de amnesia según la cronología. Es decir, si lo que no se recuerda es lo sucedido antes de una fecha concreta se la denomina retrógrada. Si lo que falla es la generación de nuevos recuerdos a largo plazo es una amnesia anterógrada.

Memoria y cine

Para entenderlo mejor, podemos tomar como ejemplo 2 películas famosas por describir perfectamente la amnesia anterógrada. La primera de ellas es Memento, dirigida por Cristopher Nolan y basada en un relato de su hermano. Aparte de ser famosa por su estilo de montaje, ya que no avanza de manera cronológica sino que va dando continuos saltos hacia adelante y hacia atrás, también lo es porque presenta un protagonista con una grave afección memorística. Tras ver como violan y asesinan a su mujer recibe un fuerte golpe que le provoca amnesia anterógrada. Cada mañana despierta sin saber dónde está, qué ha pasado desde el ataque y a quién ha conocido desde entonces. Se ayuda de fotografías en cuyo reverso escribe el nombre del individuo y otros datos esenciales y también de tatuajes, que le marcan las pistas que ha ido encontrando sobre el asesinato de su esposa. Cada día debe revisarlo todo y hacer nuevas anotaciones.

El otro filme que nos muestra un caso similar es el de 50 primeras citas. Aquí una encantadora Drew Barrymore, la que fuera la niña amiga de ET, sufre un accidente de tráfico el día del cumpleaños de su padre que le lleva igualmente a no poder generar nuevos recuerdos. Pero en este caso la reacción de su familia es evitarle el trauma haciéndole creer que todos los días en que se levanta siguen siendo la misma fecha. Cada día repite la misma rutina y le dejan en su cafetería favorita un ejemplar del periódico de aquella fatídica fecha. Quien la saca de esa falsa realidad es Adam Sandler, que se enamora de ella y hace lo imposible cada día para poder reconquistarla una y otra vez, al mismo tiempo que trata de convencer a la familia que deben explicarle lo que realmente ocurre. Barrymore recuerda lo que hace desde la mañana a la noche y es al dormirse cuando todo se borra.

Sin recordar nada del pasado

Suele decirse que la realidad supera la ficción, y eso es lo que sucede en el caso de Clive Wearing, un musicólogo, director de orquesta, tenor y teclista británico nacido en 1938 que padece amnesia anterógrada y retrógrada crónica. Carece de la capacidad de formar nuevos recuerdos y normalmente cree que se acaba de despertar de un estado comatoso pues solo recuerda algunas pequeñas cosas de su pasado como, por ejemplo, quién es su mujer. Su afección fue provocada por una encefalitis herpética, una infección grave del sistema nervioso central causada por el virus del herpes simple y que se estima que afecta a 1 de cada 500 000 individuos por año. Si no se trata provoca una muerte rápida en el 70 % de los casos y los supervivientes quedan con graves secuelas neurológicas. Si por el contrario es tratada, normalmente con altas dosis de aciclovir, la encefalitis resulta letal en 1 de cada 3 casos, y causa severas secuelas en la mitad de los que la superan.

En un documental emitido en 2005, entrevistaron a Wearing sobre lo que le sentía al vivir así: “No hay diferencia entre el día y la noche. No hay pensamientos en absoluto. Sin sueños. Día y noche siempre lo mismo, en blanco”. Y continuaba: “Es exactamente lo mismo que estar muerto, lo cual no es difícil, ¿verdad? Estar muerto es fácil: no haces nada en absoluto. Esto es exactamente lo mismo”.

A la pregunta sobre si echaba de menos su antigua vida, contestó: “Sí. Pero nunca he sido muy consciente sobre eso”. “¿Qué extrañas?” le preguntó el entrevistador. Y Clive contestó: “El hecho de que era músico. Y que estaba enamorado”.

¿Y si lo recuerdas todo?

Pero la memoria no solo puede perderse sino que también se puede potenciar. Y no nos referimos a desarrollar técnicas para poder memorizar una serie de datos sino a un trastorno llamado hipertimesia que hace que el sujeto recuerde absolutamente todo lo que ha vivido desde su juventud. Cada día, cada detalle, cualquier cosa que haya experimentado en primera persona o que haya leído. Por eso se le llama también memoria autobiográfica superior. No son muchos los casos que se conocen, pero quien siguiera la serie de finales de los años 1970 Taxi se acordará de la actriz Marilu Henner: en 2010 ella reconoció que poseía esa capacidad, y que podía recordar todos los días de su vida desde que tenía 11 años de edad.

Miguel Ángel Sabadell

Miguel Ángel Sabadell

Me licencié en astrofísica pero ahora me dedico a contar cuentos. Eso sí, he sustituido los dragones y caballeros por microorganismos, estrellas y científicos de bata blanca.

Continúa leyendo