Neptuno es más frío de lo que creíamos

Observan cambios increíbles en la temperatura del planeta más lejano de nuestro sistema solar. ¿Cambio climático?

 

Casi dos décadas de observaciones han demostrado que el hemisferio sur del planeta Neptuno se ha estado enfriando lentamente cuando lo que se supone que debería ocurrir es que se calentara. Los científicos no saben por qué.

 


Cambios sorprendentes

Teniendo en cuenta que es el planeta más lejano de nuestro sistema solar, nunca nos ha extrañado que sea uno de los más fríos, con una temperatura promedio de -207 ºC. Sin embargo, una nueva investigación publicada en la revista The Planetary Science Journal nos revela que el gigante de hielo podría ser incluso más frío de lo que se pensaba anteriormente.

Un equipo internacional de investigadores (incluidos científicos de la Universidad de Leicester y el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA) ha analizado imágenes infrarrojas térmicas de Neptuno de múltiples observatorios durante casi 20 años, contando con el Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral, el telescopio Subaru, el telescopio Keck, el telescopio Gemini North, o el telescopio espacial Spitzer de la NASA.

El estudio utilizó observaciones en longitudes de onda del infrarrojo térmico más allá del espectro de luz visible, detectando efectivamente el calor emitido por la atmósfera del planeta. Las observaciones demuestran que el verano en Neptuno parece estar enfriándose. La temperatura en el hemisferio sur del planeta ha ido cayendo, a pesar de que estas mediciones se tomaron en la primera parte de su largo verano.

¿Por qué fluctúan las temperaturas?

Esta tendencia cambiante en las temperaturas de Neptuno es sorprendente Los conjuntos de datos colectivos muestran una disminución en el brillo térmico de Neptuno desde que comenzaron las imágenes térmicas confiables en 2003, lo que indica que las temperaturas promedio en la estratosfera de Neptuno, han disminuido aproximadamente 8 grados Celsius entre 2003 y 2018.

"Este cambio fue inesperado", dice Michael Roman, investigador asociado postdoctoral en la Universidad de Leicester, Reino Unido, y autor principal del estudio. "Dado que hemos estado observando a Neptuno durante el comienzo del verano austral, esperábamos que las temperaturas se hicieran más cálidas, no más frías".

El motivo de esta fluctuación de temperaturas es desconocido. Sin embargo, los investigadores creen que los cambios en la química atmosférica podrían estar detrás de las variaciones observadas. El rápido calentamiento podría deberse simplemente al clima (ya vimos algo parecido en Saturno durante la formación de una gran tormenta sobre su polo norte), pero el enfriamiento a largo plazo probablemente sea más complicado que este planteamiento, apuntan los científicos.

"Mientras que el metano absorbe la luz solar y calienta la atmósfera, los hidrocarburos producidos fotoquímicamente, principalmente el etano y el acetileno, son poderosos emisores de infrarrojos que sirven para enfriar la estratosfera", explican los autores. "El equilibrio entre este calentamiento y enfriamiento radiativo cambia a medida que cambia la cantidad de hidrocarburos fotoquímicos".

Neptuno tarda más de 165 años terrestres en completar un circuito alrededor del sol, por lo que las estaciones duran más de 40 años terrestres, de ahí que haya sido tan inesperado que estos cambios sean tan poco graduales. Sin ir más lejos, entre 2018 y 2020, un área del planeta se calentó hasta cerca de 11 °C, otra sorpresa cerca del polo sur del planeta. Es algo que jamás se había observado.


"Las variaciones de temperatura pueden estar relacionadas con los cambios estacionales en la química atmosférica de Neptuno, que pueden alterar la eficacia con la que se enfría la atmósfera", explica Roman. "Pero la variabilidad aleatoria en los patrones climáticos o incluso una respuesta al ciclo de actividad solar de 11 años también podría tener un efecto importante".

 

¿Qué necesitamos para resolver el enigma?

Más décadas de observaciones. También se espera que el telescopio espacial James Webb que ya está 'calentando motores' ayude en el cometido de seguir observando la temperatura y los patrones de nubes en Neptuno. Webb aportará mapas del planeta sin precedentes, tanto de la química como de la temperatura en la atmósfera del gélido planeta.

“La exquisita sensibilidad del instrumento de infrarrojo medio del telescopio espacial, MIRI, proporcionará nuevos mapas sin precedentes de la química y las temperaturas en la atmósfera de Neptuno, lo que ayudará a identificar mejor la naturaleza de estos cambios recientes”, concluye Leigh Fletcher, profesora de Ciencias Planetarias en la Universidad de Leicester y también coautora del trabajo.

 

Referencia: "Sub-Seasonal Variation in Neptune's Mid-Infrared Emission" The Planetary Science Journal (2022). DOI: 10.3847/PSJ/ac5aa4

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo