Nancy Roman, la madre del telescopio Hubble

Gran defensora de las mujeres en la ciencia, fue una de las primeras mujeres ejecutivas de la NASA.

NASA

La curiosidad de Nancy Roman por el cosmos comenzó a una edad muy temprana y duró hasta el día de su fallecimiento. Su padre, el geofísico Irwin Roman, respondería a sus preguntas científicas y su madre, Georgia Smith Roman, le mostraría las estrellas, los pájaros y las plantas. "Probablemente fueron mis padres los que más me inspiraron", dijo en una entrevista con la NASA en una ocasión. La sociedad de la época dictaba que "las mujeres no debían ser científicas". El espacio la cautivó desde pequeña y, aunque no le fue fácil seguir su pasión, jamás se rindió.

Logró su licenciatura en astronomía en Swarthmore College y posteriormente e doctorado en la Universidad de Chicago, donde su asesor de tesis la ignoró durante seis meses seguidos, según sus propias palabras. Finalmente comenzó a trabajar en el Observatorio Yerkes de la universidad y, posteriormente, se unió a la NASA. Fue precisamente en la agencia espacial estadounidense cuando al fin sintió que los hombres la trataban como a una igual.

 


Su historia con el Hubble


La famosa astrónoma dirigió el impulso para lanzar el telescopio espacial Hubble, de ahí su apodo como "madre de Hubble". Roman se unió a la oficina central de la NASA poco después de la fundación de la agencia en 1958 y fue la primera jefa de astronomía en la Oficina de Ciencia Espacial de la NASA y también la primera mujer en ocupar un puesto ejecutivo en dicha agencia espacial.

El astrónomo Lyman Spitzer ya había propuesto anteriormente la idea de un telescopio óptico basado en el espacio en 1946, pero el presupuesto y la tecnología necesarias para tal proyecto no estaban disponibles. Habría que esperar algunos años más, hasta que Roman comenzase a dar pasos en este sentido en 1960, tres décadas antes de que el instrumento finalmente fuese lanzado. Ella supervisó directamente la planificación y el desarrollo temprano de lo que se convirtió en el telescopio espacial Hubble.

Precisamente fue en 1960 cuando reunió a unos 30 astrónomos e ingenieros de la NASA para discutir la idea de un gran telescopio espacial de uso general que costaría 20 veces el precio del telescopio terrestre más grande. El proyecto, estaba en marcha.


A lo largo de la década de 1980, ayudó a planificar y desarrollar el telescopio, aprendiendo qué necesitaba la comunidad científica y qué tipo de instrumento sería más útil para la astronomía. Luchó por la financiación de su construcción y lanzamiento y, a pesar de algunos problemas con sus giroscopios, el Hubble sobrevivirá a su 'madre'.

 

Defensora de las mujeres en la ciencia


A lo largo de su carrera, Roman fue una apasionada defensora de las mujeres en las ciencias, enseñando astronomía a niños de primaria en la década de 1990.


Ha recibido muchos reconocimientos a lo largo de su vida, entre otros, el Premio a la Trayectoria de Mujeres en el Sector Aeroespacial y el Premio al Logro Científico Excepcional de la NASA. Una pionera del espacio.


Roman murió el 25 de diciembre de 2018 a los 93 años de edad.

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo