Marte sigue perdiendo agua y más rápido de lo esperado

El agua que aún conserva la atmósfera marciana está escapando al espacio, según los datos de la sonda MAVEN de la NASA. ¿Por qué?

marte-agua
iStock

En la Tierra, el agua es vida; fue una herramienta esencial para la evolución de la vida en la Tierra. Otros planetas rocosos como Marte y Venus también poseían este recurso, mucha agua pero, en la actualidad, Marte es un desierto helado y seco y Venus, un mundo infernal de ácido presurizado.

En septiembre de 2020 conocimos que hay mucha más agua de la que se pensaba bajo el hielo de Marte (agua líquida salada).

 


Marte pierde su humedad


Ahora, un equipo de científicos ha determinado que el agua de Marte está desapareciendo poco a poco de la superficie. Según los datos de la nave espacial MAVEN de la NASA el agua de la atmósfera no está confinada en la capa inferior sino que han descubierto que escapa al espacio, pues MAVEN ha encontrado agua en la atmósfera superior de Marte, donde los átomos de hidrógeno y oxígeno se rompen al reaccionar con los iones presentes en el aire y el hidrógeno liberado se pierde en el espacio.

Los científicos pudieron rastrear este comportamiento estacionalmente para mostrar que la abundancia de agua alcanzó su punto máximo durante el verano austral. Y lo que es más sorprendente, las tormentas de polvo como la que acabó con el rover Opportunity de la NASA aumentan la pérdida atmosférica.

“Esto cambia por completo la forma en que pensamos que el hidrógeno, en particular, se estaba perdiendo en el espacio”, afirma el químico planetario Shane Stone de la Universidad de Arizona en Tucson en su estudio publicado en la revista Science.

La superficie de Marte fue moldeada por agua fluyendo en el pasado, ya lo sabemos, pero hoy el planeta es un desierto árido y rojizo. Anteriormente, los científicos pensaban que el agua de Marte se perdía en un "goteo lento y constante", cuando la luz solar dividía el agua en la atmósfera inferior y el hidrógeno se difundía gradualmente hacia arriba, dice Stone.

Pero MAVEN, que lleva orbitando el planeta rojo desde 2014, recogió moléculas de agua en la ionosfera de Marte, a altitudes de unos 150 kilómetros. Un dato realmente llamativo pues, con anterioridad, el agua más alta que se había visto era de apenas 80 kilómetros.

"La entrega de agua estacional y mediada por tormentas de polvo a la atmósfera superior podría haber jugado un papel sustancial en la evolución del clima marciano desde su estado cálido y húmedo hace miles de millones de años hasta el planeta frío y seco que observamos hoy", apunta Stone.

Las mediciones de MAVEN sugieren que las fugas son mucho más altas de lo previsto. Durante los últimos mil millones de años, el calentamiento estacional, las tormentas de polvo regionales anuales y las supertormentas decenales provocaron que Marte perdiese suficiente agua como para cubrir el planeta con un océano global de más de medio metro de profundidad, estimaron los investigadores. Eso es solo un pequeño porcentaje del agua que Marte ha perdido a lo largo de toda su historia (lo que sería suficiente para inundar el planeta en un océano hasta incluso muchas decenas de metros de profundidad), dice Stone, pero es la principal manera por la que el planeta continúa secándose a día de hoy.

 


¿La Tierra también pierde oxigeno atmosférico?

Si te estás preguntando si la Tierra puede sufrir la misma suerte, la respuesta es sencilla. La Tierra sí que pierde constantemente agua debido a ese 'escape atmosférico', pero el ritmo es demasiado lento como para que peligren los organismos terrestres. Aún nos quedan unos 2.000 millones de años que disfrutar de esta canica azul.

 

 

También te puede interesar:

Referencia: S.W. Stone et al. “Hydrogen escape from Mars is driven by seasonal and dust storm transport of wáter”. 2020 Science.

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo