¿Los velociraptores cazaban en grupo? Este estudio señala que no

Los dinosaurios raptores a menudo se muestran cazando en manadas similares a los lobos. Sin embargo, un equipo científico ha presentado evidencias que contradicen este planteamiento.

velociraptores
No hemos de creer todo lo que vemos en las películas / iStock

En ocasiones, las obras maestras del cine que presentan datos científicos cometen errores, más o menos intencionados, haciéndole un flaco favor a la divulgación de la ciencia. Muchas veces porque determinados descubrimientos fueron posteriores a dichas películas; otras, por falta de información; y otras, como licencias para otorgar más espectacularidad al producto audiovisual. El cine no siempre ha representado la ciencia de manera fidedigna. 

La exitosa película Jurassic Park (Parque Jurásico) de 1993 retrató a los velociraptores como depredadores veloces y altamente inteligentes, que trabajaban en grupos para cazar presas de gran tamaño. No obstante, esta representación no parece estar acorde con lo que los científicos conocen, por ahora, sobre el comportamiento de estos dinosaurios. 

Un nuevo análisis de la Universidad de Wisconsin Oshkosh de dientes de velociraptores, publicado en la revista revisada por pares Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology muestra que los velociraptores y sus parientes probablemente no cazaban en grandes grupos, y tampoco parece que supiesen coordinarse entre ellos, como muestran las películas. 

Según Joseph Frederickson, autor principal del estudio, paleontólogo de vertebrados y director del Museo Weis de Ciencias de la Tierra del campus de UWO Fox Cities: "Los dinosaurios rapaces a menudo se muestran cazando en manadas similares a los lobos. Sin embargo, la evidencia de este comportamiento no es del todo convincente”. 

velociraptor
Este es el aspecto más cercano a la realidad de un velociraptor / University of Wisconsin Oshkosh

Entonces, ¿por qué los raptores suelen representarse cazando en grupo? 

La idea de que los velociraptores —dinosaurios bípedos carnívoros de larga cola y grandes garras— cazaban en manada fue desarrollada por John Ostrom, célebre paleontólogo que en los años 60 revolucionó el conocimiento que tenemos de los dinosaurios, al reforzar la idea de que se parecían más, como especie, a las aves no voladoras que a los reptiles. También Ostrom postuló que el comportamiento de caza de los dinosaurios se hacía, efectivamente, en grupo. Pero este equipo científico cree que esta idea de caza en manada se sustenta sobre “débiles fundamentos”, como expresa el autor principal del estudio, al no haber evidencias actuales de los parientes de los dinosaurios que presenten un comportamiento similar. 

"El problema de esta idea es que los descendientes vivos de los dinosaurios (las aves) y sus parientes (los cocodrilos) no suelen cazar en grupos y rara vez cazan presas más grandes que ellos", explica Frederickson, en un comunicado emitido por Phys.org. 

Pero, ¿cómo sabemos que los velociraptores no cazaban en grupo? 

Estimar el comportamiento de animales extintos es una tarea harto complicada. Dado que no podemos ver a estos dinosaurios cazar en vivo, los científicos deben utilizar métodos indirectos para determinar su comportamiento en vida.

Los investigadores han propuesto un modelo diferente de comportamiento en velociraptores, que se cree que se parece más a los dragones o cocodrilos de Komodo: varios individuos atacan al mismo animal, pero con una cooperación limitada. 

En los dragones de Komodo, las crías corren el riesgo de ser comidas por adultos, por lo que se refugian en los árboles, donde encuentran una gran cantidad de alimentos que no están al alcance de sus padres, que viven en el suelo. La clave de este planteamiento es que los animales que cazan en manadas generalmente no muestran esta diversidad dietética. 

La dieta, indicador de la caza en grupo 

"Si pudiéramos tener evidencia de la dieta de las aves rapaces jóvenes versus los antiguos raptores, podríamos llegar a una hipótesis sobre si realmente cazaron en grupo", plantea Frederickson. 
Para ello, los científicos analizaron la química de los dientes del Deinonychus, que vivió en América del Norte durante el período Cretácico hace entre 115 y 108 millones de años: "Usamos isótopos estables de carbono y oxígeno para obtener una idea de la dieta y las fuentes de agua de estos animales. También investigamos a un cocodrilo y a un dinosaurio herbívoro de la misma formación geológica". 

Así pues, los científicos descubrieron que los cocodrilos cretáceos, como las especies modernas, muestran una diferencia en la dieta entre los dientes más pequeños y más grandes, lo que indica un comportamiento de caza distinto: “Esto es lo que esperaríamos de un animal donde los padres no proporcionan comida a sus crías”, cuenta Frederickson. Los investigadores observaron el mismo patrón, además, en aves rapaces. 

“Estas observaciones, que apuntan a que los adultos no alimentaban a los jóvenes, son el motivo por el que creemos que Jurassic Park estaba equivocado sobre el comportamiento de los velociraptores”, sentencia. 

Los dinosaurios, más cercanos a las aves que a los reptiles 

En el imaginario colectivo, los dinosaurios son representados como seres similares a reptiles gigantes. Pero debemos entenderlos como especies distintas, similares a las aves. De hecho, hoy se considera que las aves actuales son descendientes del único tipo de dinosaurio que sobrevivió a la extinción masiva de hace 66 millones de años. 

Durante el evento de divulgación científica Homo Curiosus, el paleobiólogo y omitólogo Francisco Serrano lo explicó así en su conferencia: “Tenemos constancia de que todas las aves modernas proceden de antiguas aves, que eran terrestres y granívoras (consumidoras de granos)”. 

Además, añadió: “Hoy en día tenemos bastantes evidencias de que estaban cubiertos de plumas". 

Referencia:

J.A. Frederickson et al, Ontogenetic dietary shifts in Deinonychus antirrhopus (Theropoda; Dromaeosauridae): Insights into the ecology and social behavior of raptorial dinosaurs through stable isotope analysis, Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology (2020). DOI: 10.1016/j.palaeo.2020.109780

Laura Marcos

Laura Marcos

Nunca me ha gustado eso de 'o de ciencias, o de letras'. ¿Por qué elegir? Puedes escribirme a lmarcos@zinetmedia.es

Continúa leyendo