Los surferos podrían ayudar a la propagación de las superbacterias

Se las tragan al surfear en aguas contaminadas y las transmiten en tierra firme.

surferos bacterias

Las superbacterias se están convirtiendo en un grave problema. Cada año, unas 700.000 personas mueren en el mundo a causa de infecciones provocadas por microorganimos multirresistentes que han evolucionado hasta convertirse en casi intratables para los antibióticos. Tan fea pinta la cosa, que en septiembre de 2016 la ONU habló de “un riesgo apocalíptico para el futuro de la humanidad”

Los surferos podrían estar contribuyendo sin querer a esta amenaza. Al practicar su deporte en aguas contaminadas, se tragan las superbacterias que prosperan en ellas y cuando vuelven a tierra firme se convierten en propagadores involuntarios.

Las superbacterias cogen la ola buena

Anne Leonard, epidemióloga de la Universidad de Exeter (Reino Unido), trabaja para averiguar la gravedad de la amenaza de los microorganismos que introducen en las aguas costeras los vertidos de aguas fecales, y que son resistentes a los antibióticos.

En su investigación, ella y su equipo han analizado las heces de 143 surferos y 130 nadadores que suelen hacer deporte en aguas de Inglaterra y Gales. Conclusión: los aficionados a cabalgar las olas presentaban un mayor riesgo que los nadadores de sufrir infecciones causadas por cepas muy resistentes de la bacteria E. Coli. Hasta un 10 % de los que se contagiaban no respondían al tratamiento con cefotaxima, el antibiótico que se suele usar contra muchas dolencias de origen bacteriano.

Los científicos liderados por Leonard han descubierto que la E. Coli de las aguas costeras contaminadas cambia genéticamente y adquiere resistencia contra los antibióticos betalactámicos, una clase en la que figuran los derivados de la penicilina.

La Escherichia coli se encuentra en el tracto gastrointestinal de humanos y animales de sangre caliente.​ La mayoría de las veces resulta inofensiva, pero sus versiones peligrosas provocan enfermedades que pueden resultar muy graves e incluso letales, sobre todo para los niños de los países pobres.

Una guerra mundial

Esta investigación puede ser un ladrillo más en el muro de contención contra las superbacterias, convertidas en una pesadilla en buena medida por el abuso de los antibióticos y su mala utilización, que ayuda a los microorganismos a endurecerse: cuando una cepa encuentra una forma de burlar a un antibiótico, se la transmite con rapidez a las demás. Un ejemplo referente a España: según datos del Instituto de Investigación en Asistencia Primaria, el 60 % de las prescripciones de estos fármacos contra infecciones respiratorias como la bronquitis y la faringitis es innecesaria. 

Y no es cosa de broma: un informe encargado por el Gobierno británico y publicado en 2015 señala que, a no ser que surjan nuevos antibióticos para sustituir a los actuales, las infecciones serán responsables de 10 millones de muertes anuales en 2050. Es decir, una defunción cada tres segundos, más que la actuales cifras de víctimas del cáncer.

CONTINÚA LEYENDO