Los mayas se adornaban los dientes con piedras preciosas

Los antiguos mayas llevaban piedras de jade, turquesa, oro o azabache pegadas en los dientes. Además de emplearlas para adornar sus sonrisas, estas joyas también habrían servido para combatir la caries y reducir la inflamación y las infecciones bucales.

La civilización maya prestaba mucha atención a sus dientes y es que mucho antes de que los europeos rellenaran sus caries con oro, los habitantes de Mesoamérica exhibían sonrisas deslumbrantes con gemas de jade, turquesa, oro, azabache o hematita.

Los descubrimientos al respecto indican que esta práctica no era cosa de ricos, sino que hombres y mujeres de todas las clases sociales acudían en su juventud al “dentista” para que les taladrara y rellenara los dientes con joyas, piedras preciosas o minerales. Estas incrustaciones serían para siempre y, aunque probablemente tengan un sentido espiritual, un estudio reciente apunta que el cemento empleado para pegar las gemas podría poseer propiedades higiénicas y terapéuticas.

El sellador empleado por los antiguos mayas no solo era increíblemente adhesivo, manteniendo la gema en su sitio durante más de mil años, sino que sus ingredientes tienen el potencial de combatir la caries y reducir la inflamación y las infecciones de la boca.

Dientes mayas
Hernández-Bolio et al.

La rica mezcla de componentes orgánicos presente en el cemento hace pensar a los arqueólogos que no se utilizaba simplemente como un pegamento que buscaba repeler el agua. Por el contrario, la fijación de pequeñas piedras en los incisivos y en los caninos durante la edad adulta temprana podría haber ido acompañada de cierta protección contra las caries.

Es muy curioso, pero según los hallazgos, la perforación para insertar las gemas en el diente se hacía con tanta pericia que rara vez dañaba la pulpa de los nervios y los vasos sanguíneos del centro.

Los dientes antiguos analizados en el estudio procedían de tres yacimientos arqueológicos mayas de Guatemala, Belice y Honduras, y los individuos a los que pertenecían los dientes no parecen formar parte de la élite.

En los selladores utilizados para fijar las gemas a los dientes, los investigadores identificaron 150 moléculas orgánicas que suelen encontrarse en las resinas de las plantas. Dependiendo de la procedencia del diente en la península de Yucatán, cada mezcla de selladores tenía una lista de ingredientes ligeramente diferente, pero los ingredientes principales eran en gran medida los mismos. Entre ellos destacan compuestos asociados al alquitrán de pino, que se piensa son antibacterianos. Dos de los ocho dientes tenían restos de esclareolida, un compuesto vegetal, que se emplea a menudo en perfumería por su buen olor y que tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas. Los aceites esenciales de plantas de la familia de la menta también eran comunes en los selladores, lo que sugiere posibles efectos antiinflamatorios.

Los resultados no son del todo inesperados y es que hay muchas pruebas que sugieren que los antiguos mayas prestaban mucha atención a la higiene dental. Los mayas se pulían los dientes con regularidad y si les salía caries, parece que se extraían las piezas dentales.

Sin embargo, estas prácticas de tipo más terapéutico de la odontología han quedado históricamente eclipsadas por los llamativos adornos que esta civilización lucía en sus dientes, cuyo borde en muchas ocasiones se limaba para dejarlos con forma puntiaguda. Antes, esto se atribuía solo a razones rituales o estéticas.

La odontología maya era claramente una forma de arte, pero los nuevos hallazgos sugieren que las prácticas podían tener objetivos no solo estéticos.

El hecho de que mucha gente se hiciera este tratamiento también sugiere que no es necesariamente un reflejo del estatus social de la persona. "Aunque las mezclas eran complejas y eficaces para proporcionar obturaciones dentales duraderas, los contextos mortuorios de los individuos muestreados indican que no se trataba de individuos de élite, sino que una amplia franja de la sociedad maya se beneficiaba de la experiencia de los individuos que fabricaban estos cementos", escriben los autores del estudio.

 

Referencia:

Hernández-Bolio, Gloria I. et al. 2022. Organic compositional analysis of ancient maya tooth sealants and fillings. Journal of Archaeological Science. DOI: https://doi.org/10.1016/j.jasrep.2022.103435.

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Por eso, escribir sobre salud no me parece mal plan. También me interesa la nutrición. Disfruto viendo vídeos de YouTube con guiris preparando comida saludable y me encantan los animales.

Continúa leyendo