Los humanos no causaron la extinción de los mamuts

Un trabajo publicado en la revista Nature afirma que un cambio climático fue el responsable de la desaparición de estos colosos lanudos. ¿Qué pasó?

mamut
Daniel Eskridge

Los mamuts lanudos vagaron por la Tierra durante cinco millones de años hasta desaparecer casi definitivamente hace casi 4 000. Estos primos peludos de los elefantes coexistieron con los humanos primitivos y fueron, durante mucho tiempo, un elemento habitual de su dieta. Además, sus esqueletos eran aprovechados para construir refugios, se tallaron arpones en sus colmillos gigantes e, incluso, el instrumento musical más antiguo que se conoce, una flauta de 30 000 años de edad, se talló en hueso de mamut. Sin embargo, parece que este intenso aprovechamiento humano no habría sido la causa de la extinción de los mamuts, como revela un trabajo de análisis genético que se acaba de publicar en la revista Nature.

Según sus autores, cuando los icebergs se derritieron, el clima se volvió demasiado húmedo y la vegetación, su principal fuente de alimento, fue prácticamente eliminada. Para llegar a estas conclusiones, los investigadores utilizaron la secuenciación de ADN para analizar restos ambientales de plantas y animales, incluida la orina, las heces y las células de la piel, tomados de muestras de suelo recolectadas minuciosamente durante un período de veinte años en sitios en el Ártico donde se encontraron restos de mamut. La nueva tecnología avanzada implica que los científicos ya no tienen que depender de muestras de ADN de huesos o dientes para recolectar suficiente material genético para recrear un perfil de ADN antiguo. Esta misma técnica se ha utilizado, por ejemplo, durante la pandemia para analizar las aguas residuales de poblaciones humanas para detectar, rastrear y analizar Covid-19.

“Finalmente pudimos demostrar que el problema no era solo el cambio climático, sino que la velocidad del mismo fue la gota que colmó el vaso: los mamuts no pudieron adaptarse lo suficientemente rápido cuando el paisaje se transformó dramáticamente y su comida escaseaba”, indica Eske Willerslev, miembro del St John's College de la Universidad de Cambridge y director del Centro de Geogenética de la Fundación Lundbeck de la Universidad de Copenhague. “A medida que el clima se fue calentando, los árboles y las plantas de los humedales reemplazaron los hábitats de los pastizales del mamut. Y debemos recordar que había muchos animales alrededor que eran más fáciles de cazar que un mamut lanudo gigante, ¡podían crecer hasta la altura de un autobús de dos pisos!”.

La vida en el frío

El mamut lanudo y sus antepasados ​​vivieron en la tierra durante cinco millones de años, evolucionaron y resistieron varias edades de hielo. Durante este período, las manadas de mamuts, renos y rinocerontes lanudos prosperaron en las condiciones frías y nevadas.

A pesar del frío, creció una gran cantidad de vegetación que mantuvo con vida a las diversas especies de animales: los mamuts vegetarianos habrían comido pasto, flores, plantas y pequeños arbustos. Estos gigantes usarían sus enormes colmillos para apartar la nieve y poder alimentarse, y eran tan grandes porque necesitaban estómagos enormes para digerir la hierba.

Los mamuts podrían viajar una distancia equivalente a dar la vuelta al mundo dos veces durante su vida y los registros fósiles muestran que vivieron en todos los continentes excepto Australia y América del Sur. Se sabía que las poblaciones habían sobrevivido inicialmente al final de la última Edad de Hielo en pequeños focos frente a las costas de Siberia y Alaska, en la isla Wrangel y la isla St Paul, pero la investigación descubrió que en realidad vivían más tiempo en otros lugares y que las razas de mamuts en ambos las islas estaban estrechamente relacionadas a pesar de estar geográficamente separadas. Como parte del proyecto, el equipo también secuenció el ADN de 1.500 plantas árticas por primera vez para poder sacar estas conclusiones.

El Dr. Yucheng Wang, primer autor del artículo e investigador asociado en el Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge, dijo: “La Edad de Hielo más reciente, llamada Pleistoceno, terminó hace 12 000 años cuando los glaciares comenzaron a derretirse y el rango de itinerancia de las manadas de mamuts disminuyó. Se pensó que los mamuts comenzaron a extinguirse entonces, pero también descubrimos que en realidad sobrevivieron más allá de la Edad de Hielo en diferentes regiones del Ártico y en el Holoceno, el tiempo en el que vivimos actualmente, mucho más tiempo de lo que se pensaba.

“Hicimos zoom en los intrincados detalles del ADN ambiental y trazamos un mapa de la distribución de la población de estos mamíferos y mostramos cómo se vuelve cada vez más pequeña y su diversidad genética también se hace cada vez más pequeña, lo que les dificulta aún más sobrevivir".

“Cuando el clima se volvió más húmedo y el hielo comenzó a derretirse, dio lugar a la formación de lagos, ríos y marismas. El ecosistema cambió y la biomasa de la vegetación se redujo, por lo que no pudo alimentar a las manadas. Hemos demostrado que el cambio climático, específicamente la precipitación, impulsa directamente el cambio en la vegetación; los humanos no tuvieron ningún impacto en ellos según nuestros modelos”, indica el investigador.

“Este estudio demuestra que nada está garantizado cuando se trata del impacto de cambios dramáticos en el clima. Los primeros humanos habrían visto cambiar al mundo más allá de todo reconocimiento: eso podría volver a suceder fácilmente y no podemos dar por sentado que siquiera estaremos presentes para presenciarlo. Lo único que podemos predecir con certeza es que el cambio será masivo”, recuerda Willerslev.

Texto: Universidad de Cambridge

Vídeo de la semana

Continúa leyendo