Los humanos bebíamos leche mucho antes de poder digerirla bien

Un estudio concluye que el gen para digerir los lácteos evolucionó durante la hambruna y los brotes de enfermedades.

 

Más de un cuarto de billón de vacas lecheras ayudan a satisfacer la demanda de leche en todo el mundo. Los científicos habían pensado durante mucho tiempo que la popularidad de la leche ayudaba a explicar la evolución de la característica genética que permitía a muchas personas digerir la lactosa, el azúcar que se encuentra en la leche, en la edad adulta. Sin embargo, un nuevo estudio publicado en la revista Nature sugiere que los humanos prehistóricos en Europa bebían leche miles de años antes de que desarrollaran este rasgo. Estos nuevos hallazgos sugieren que es posible que la popularidad no impulsara el aumento de esta variación, sino más bien la hambruna y la enfermedad.

Así, nuestra capacidad para disfrutar de las delicias lácteas hoy en día podría deberse al sacrificio de nuestros antepasados ​​​​que sucumbieron a las enfermedades y el hambre hace miles de años, según la investigación realizada por investigadores de la Universidad de Bristol y el University College London (UCL).

En época de hambruna y enfermedad, cuando las personas ya estaban debilitadas, beber leche podría haber resultado fatal para quienes eran intolerantes a la lactosa. Como resultado, las personas que portaban el gen de la tolerancia a la lactosa tenían más probabilidades de sobrevivir y transmitir el gen a su descendencia, aumentando su prevalencia en la sociedad. "Cuando una persona está severamente desnutridas, la diarrea puede pasar de ser un inconveniente a una condición fatal", explicó Mark Thomas, profesor de genética evolutiva en la UCL y coautor del trabajo.

La evolución entra en acción

Los autores del estudio analizaron miles de residuos de grasa animal encontrados en más de 13.000 fragmentos de cerámica de 554 sitios arqueológicos en toda Europa. Los rastros microscópicos de leche en los fragmentos de cerámica sugieren que el consumo humano de leche fue, de hecho, alto en la Europa neolítica desde alrededor del 7000 a. C. en adelante.

Inesperadamente, la evidencia genética de los pueblos prehistóricos europeos y asiáticos mostró que el gen que codifica la producción de lactasa no era común hasta alrededor del año 1000 a. C., casi 4000 años después de que se detectara por primera vez alrededor del 4700 a. C. Luego se extendió por todo el continente como un reguero de pólvora en unos pocos miles de años.

"Esto es realmente bastante impactante", dijo en una conferencia de prensa en línea el profesor Mark Thomas, experto en genética evolutiva y ADN antiguo del University College London. "La frecuencia de la variante genética que causa la persistencia de la lactasa ha aumentado increíblemente rápido. Ridículamente rápido. Inexplicablemente, casi rápido", agregó. "Es probablemente el rasgo de un solo gen más seleccionado que ha evolucionado en las poblaciones europeas, africanas, del Medio Oriente y del sur de Asia durante los últimos 10.000 años", continuó Thomas.

El rasgo de persistencia de la lactasa fue favorecido por la evolución y hoy es extremadamente común en algunas poblaciones. En el norte de Europa, más del 90% de las personas son persistentes con la lactasa. Lo mismo ocurre en algunas poblaciones de África y Oriente Medio. Pero también hay muchas poblaciones donde la persistencia de la lactasa es mucho más rara: muchos africanos no tienen el rasgo y es poco común en Asia y América del Sur.

Según los resultados del estudio, el equipo de investigación propuso que aquellos en la Eurasia prehistórica que consumían productos lácteos mientras eran intolerantes a la lactosa fomentaban la selección natural del gen de persistencia de la lactasa en humanos durante el período de tiempo analizado. Sin embargo, admiten que las fluctuaciones de población, la densidad de asentamientos y la explotación de animales salvajes "ofrecen mejores explicaciones" para la selección de persistencia de lactasa que el uso de leche durante ese tiempo.

Los síntomas negativos asociados con el consumo de leche solo ocurren en algunas personas que son intolerantes a la lactosa, probablemente debido a variaciones en las bacterias del colon

Referencia: Evershed, R.P., Davey Smith, G., Roffet-Salque, M. et al. Dairying, diseases and the evolution of lactase persistence in Europe. Nature (2022). https://doi.org/10.1038/s41586-022-05010-7

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo