¿Los dinosaurios tenían ombligo?

Utilizando imágenes láser, un paleontólogo ha presentado la primera evidencia fósil de la presencia de ombligo en los dinosaurios.

 

Seguro que si haces memoria de las últimas instantáneas que recuerdas de dinosaurios no te suena haberles visto ombligo. Pero, ¿tenían? Ahora, un nuevo trabajo publicado en la revista BMC Biology expone la primera evidencia de ombligo en dinosaurios.

Según la investigación, estas criaturas tenían el equivalente a un ombligo, y han descubierto, recientemente, el primer ejemplo fosilizado conocido de uno. En los humanos y otros mamíferos, el ombligo es una cicatriz que queda en el punto donde se conectaba el cordón umbilical al cuerpo del feto.

 


¿Y en los dinosaurios?


A pesar de que los embriones de dinosaurios no estaban unidos a un cordón umbilical del mismo modo que humanos y otros mamíferos, sí que estaban directamente unidos al saco vitelino de sus huevos a través de una abertura abdominal en forma de hendidura. Esa hendidura es precisamente el ombligo de los dinosaurios, pues produjo una cicatriz umbilical larga y delgada, que permaneció en la región del vientre durante toda su vida. Al igual que nuestro ombligo.

El descubrimiento marca la primera evidencia de tal señal en un amniota pre-cenozoico, el grupo de animales que contiene mamíferos, aves o reptiles. Como la cicatriz umbilical conservada más antigua conocida por la ciencia, el ombligo de Psittacosaurus también es un hallazgo intrigante porque el espécimen conservado en el que se encontró no tenía unos pocos días o semanas cuando murió, sino que estaba cerca de su madurez sexual.

ombligo-dinosaurios
Michael Pittman

¿Cómo lo han descubierto?

Un espécimen de Psittacosaurus particularmente bien conservado ha sido el protagonista de la historia. Se trata de un animal de dos metros de largo y dos patas, comedor de plantas (herbívoro), que vivió en China durante el período Cretácico. La excelente preservación del espécimen de Psittacosaurus fue crucial para este hallazgo. Descubierto por primera vez en el Grupo Jehol del Cretácico Temprano de la provincia de Liaoning, China, actualmente se conserva en el Instituto de Investigación Senckenberg y el Museo de Historia Natural de Frankfurt, donde los autores del artículo pudieron usar un equipo especial para inspeccionar más de cerca su abdomen.


"Usando imágenes de LSF (técnica de fluorescencia estimulada por láser), identificamos escamas distintivas que rodeaban una cicatriz umbilical larga en el espécimen de Psittacosaurus, similar a ciertos lagartos y cocodrilos vivos. Llamamos a este tipo de cicatriz ombligo, y es más pequeña en humanos. Este espécimen es el primer fósil de dinosaurio que conserva un ombligo, lo que se debe a su excepcional estado de conservación".


"Si bien este hermoso espécimen ha sido una sensación desde que se describió en 2002, hemos podido estudiarlo bajo una luz completamente nueva utilizando imágenes de fluorescencia láser novedosas, que revelan las escamas con un detalle increíble", aclara Phil R. Bell de la Universidad de Nueva Inglaterra en Armidale, Australia y autor principal de la investigación. "Este espécimen de Psittacosaurus es probablemente el fósil más importante que tenemos para estudiar la piel de los dinosaurios. Pero continúa produciendo sorpresas que podemos traer a la vida con nueva tecnología como la imagen láser".

También te puede interesar:

Referencia: Phil R. Bell et al, Oldest preserved umbilical scar reveals dinosaurs had 'belly buttons', BMC Biology (2022). DOI: 10.1186/s12915-022-01329-9

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo