Los días duraban solo 17 horas hace 2.460 millones de años

Era cuando la Luna estaba mucho más cerca de nuestro planeta. A medida que pasan los siglos, la Luna se aleja lentamente y la duración de nuestro día se alarga gradualmente en consecuencia.

 

Por primera vez en la historia, los astrónomos han podido estimar la duración del día y la distancia a la Luna tal como era hace 2.500 millones de años. Por aquel entonces, nuestro día duraba solo 17 horas.

Tenemos que remontarnos a 1969, cuando las misiones Apolo de la NASA instalaron paneles reflectantes en la Luna que han demostrado que la Luna se está alejando actualmente 3,8 cm de la Tierra cada año.

 


¿Por qué se aleja la Luna?


A un ritmo lento, la Luna se aleja de la Tierra y la Tierra gira más lentamente alrededor de su eje. A medida que la Luna gira alrededor de la Tierra, aumentan las mareas. Estas protuberancias se extienden en dirección a la Luna y en el lado opuesto de la Tierra. Pero la Tierra no está quieta; también está girando, y esa rotación adelanta el abultamiento de la marea con respecto a la posición actual de la Luna. El tirón gravitatorio adicional que le supone este abultamiento a la Luna, la está impulsando a una órbita más distante.

 


¿Consecuencias?


Un equipo internacional de científicos afiliados a la Universidad de Utrecht, la Universidad de Ginebra y la Universidad de Quebec en Montreal, han logrado determinar con precisión la distancia a la Luna hace 2.460 millones de años, utilizando los llamados ciclos de Milankovitch. El ciclo de precesión climática, por ejemplo, surge del movimiento de precesión (bamboleo) o el cambio de orientación del eje de giro de la Tierra a lo largo del tiempo. Este ciclo actualmente tiene una duración de, aproximadamente, 21.000 años, pero este período habría sido más corto en el pasado cuando la Luna estaba más cerca de la Tierra.


El lugar elegido para el examen geológico fue el Parque Nacional Karijini en el oeste de Australia. Allí hay capas de 2.500 millones de años que se encuentran entre las partes más antiguas de la corteza terrestre. En este tipo de formaciones se alternan capas ricas en hierro con capas más arcillosas. Según los investigadores, este patrón característico está relacionado con cambios periódicos en la forma de la órbita de la Tierra y la orientación de su eje de giro.

Los días en la Tierra primitiva

Descubrieron que este patrón de ciclo característico también cambió gradualmente con el tiempo. Al observar la evidencia de las capas en la roca australiana y confirmar con evidencia de formaciones similares en Sudáfrica, los investigadores trabajaron hacia atrás para mostrar que la señal de precesión reflejaba una distancia entre la Tierra y la Luna hace 2.460 millones de años. Descubrieron que en ese momento el día duró solo 17 horas, mucho menos que las 24 actuales.

“Hoy, esta distancia es de unos 384.300 kilómetros. En promedio, claro, porque la Luna no hace un círculo perfecto alrededor de la Tierra, su órbita es una elipse. Durante el intervalo de tiempo que estudiamos, la distancia Tierra-Luna fue mucho más corto: unos 321.800 kilómetros", explican los autores en su estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

En unos pocos cientos de millones de años, la Luna, nuestro único satélite natural, no solo estará más lejos de nuestro cielo a nuestra vista, sino que incluso será demasiado pequeña para que podamos contar con los afamados y esperados eclipses solares totales. Aunque aún quede mucho tiempo para eso, es posible que te sirva de argumento de peso para intentar no perderte estos espectaculares eventos astronómicos.

Referencia: Margriet L. Lantink et al, 2022. Milankovitch cycles in banded iron formations constrain the Earth–Moon system 2.46 billion years ago. Proceedings of the National Academy of Sciences (2022). DOI: 10.1073/pnas.2117146119

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo