Los curiosos rayos cósmicos ultra-energéticos

De vez en cuando detectamos partículas que tienen una energía comparable a la de una pelota de béisbol, pero su origen es aún incierto.

De hecho, el rayo cósmico más energético jamás detectado, la llamada "Oh-My-God particle" (en honor a la sorpresa que se llevaron los astrofísicos que la detectaron), tenía una energía de 48 Joules, comparable a la de una pelota de béisbol viajando a 96 kilómetros por hora. La verdad es que cuesta asimilar este dato: un simple protón con la energía de un objeto macroscópico.

Podemos detectar y medir la energía de los rayos cósmicos porque, al colisionar contra las moléculas de los distintos gases que componen la atmósfera, las deshacen y producen una “cascada” de distintas partículas. Aunque gracias a ello se ha descubierto que los rayos cósmicos ultra-energéticos tienden a llegar desde un sector concreto del cielo, su origen es aún incierto. Se cree que se forman durante los estallidos de rayos gamma o cuando la onda de choque producida por una hipernova, una explosión aún más potente que una supernova, impulsa las partículas con las que se topa a unas velocidades tremendas. Entre 2004 y 2007 sólo se detectaron 27 partículas de este tipo así que, de momento, no nos queda más remedio que esperar pacientemente para terminar de desvelar el misterio.

Etiquetas: Tierraastronomíaplanetas

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS