Los cambios en los genes pueden marcar la hora exacta de la muerte

Cuando una persona muere, muchos de sus genes varían de expresión, además de forma diferente para cada tejido.

genes-muerte

Un equipo internacional de científicos dirigido por Roderic Guigó del Centro de Regulación Genómica de Barcelona (España) ha revelado que los cambios en la expresión génica en diferentes tejidos desencadenados por la muerte pueden usarse para predecir el momento exacto de la muerte de un individuo.

 

En el estudio publicado en Nature Communications, los investigadores sugieren que al analizar ciertos tejidos fácilmente disponibles (por ejemplo, tejido adiposo o de la piel), el intervalo post mortem (tiempo transcurrido desde la muerte) puede determinarse con considerable precisión, lo que podría tener implicaciones para el análisis forense para averiguar el momento exacto de la muerte de un individuo.

Todo comenzó con el proyecto GTEx, que tiene como objetivo crear una base de datos de referencia y un banco de tejidos para que los científicos estudien
cómo las variantes genómicas afectan la actividad de los genes y la susceptibilidad a las enfermedades.

 

También te puede interesar:

GTEx fue diseñado para aplicar técnicas de muestreo a la mayor cantidad de tejidos posible de un gran número de individuos con el fin de comprender los efectos causales de los genes y variantes, y qué tejidos contribuyen a la predisposición a la enfermedad.

"Los datos de GTEx nos permiten hacer preguntas sobre la variación genética y sus efectos sobre la expresión génica en un tejido y en muchos tejidos. Dado que las muestras que utilizamos proceden de donantes fallecidos, debemos averiguar si hubo cambios en la expresión genética relacionados con la muerte o el momento de la muerte, por lo que podríamos modelar mejor nuestras predicciones sobre la variación entre tejidos y en la enfermedad ", explica Roderic Guigó, líder del trabajo.

Para comprender los cambios específicos del tejido a la expresión génica después de la muerte de una persona, Guigó y sus colegas estudiaron los datos de
secuenciación de ARN de más de 7.000 muestras de 36 tejidos diferentes obtenidos de 540 donantes dentro del proyecto GTEx.

 

Sus resultados muestran que el tiempo desde la muerte tiene un efecto sobre la expresión génica y que este efecto varía de un tejido a otro. Los autores desarrollaron modelos para la predicción del intervalo post mortem en base a estos cambios en la expresión génica específica de tejido utilizando la secuenciación de alto rendimiento de la célula.

"Encontramos que muchos genes cambian de expresión en intervalos post mortem relativamente cortos, en gran parte de forma específica de tejido. Esta información nos ayuda a comprender mejor la variación y también nos permite identificar los eventos de transcripción que se desencadenan por la muerte en un organismo", añade Pedro G. Ferreira, coautor del estudio.

 

"Mostramos que la secuenciación de ARN en algunos tejidos clave podría convertirse en una herramienta poderosa para ayudar en la patología forense", escribieron los investigadores.

 

Referencia: Ferreira G. Pedro, et al. “The effects of death and post-mortem cold ischemia on human tissue transcriptomes” Nature Communications (2018) 9:490. DOI: 10.1038/s41467-017-02772-x

 

CONTINÚA LEYENDO