Logran traducir los gruñidos de los cerdos

¿De qué hablan los cerdos? Un nuevo estudio ha entrenado un algoritmo con miles de grabaciones de sonidos de más de 400 cerdos.

Ya podemos decodificar las emociones de los cerdos. Gracias a 7.414 grabaciones acústicas recopiladas a lo largo de la vida de 411 cerdos, desde su nacimiento hasta su muerte, un equipo internacional de científicos ha sido el primero en el mundo en traducir los gruñidos de los cerdos en emociones reales a través de una gran cantidad de condiciones y etapas de la vida (incluida la fase de matanza).

La investigación, dirigida por la Universidad de Copenhague, ETH Zurich y el Instituto Nacional de Investigación para la Agricultura, la Alimentación y el Medio Ambiente (INRAE) de Francia, puede utilizarse para vigilar la salud mental de estos animales y mejorar su bienestar en el futuro. Sus hallazgos han sido publicados en la revista Scientific Reports.

Se basa en un algoritmo entrenado a conciencia para calcular el bienestar mental de los cerdos. El algoritmo podría usarse potencialmente para construir una aplicación para criadores de cerdos que detecte si los animales están bien, solo por el ruido que están haciendo.

Los investigadores dicen que el algoritmo puede decodificar si un cerdo en concreto, está experimentando una emoción positiva ('feliz' o 'emocionado'), una negativa ('asustado' o 'estresado') o algo intermedio. Las situaciones positivas incluían, por ejemplo, cuando los lechones amamantan a sus madres o cuando se reúnen con su familia después de haber sido separados. Las situaciones emocionalmente negativas incluyeron la pérdida de la lactancia, el aislamiento social breve, peleas de lechones, aplastamiento de lechones por parte de la madre, castración y manejo y espera en el matadero.

En establos experimentales, los investigadores también crearon varios escenarios simulados para los cerdos, diseñados para evocar emociones más matizadas en el medio del espectro (como una zona de juegos con arena o una zona con comida). También colocaron objetos nuevos y desconocidos para que los cerdos interactuaran. Monitorearon y registraron los gruñidos, el comportamiento y la frecuencia cardiaca de los animales siempre que fue posible.

El entrenamiento del algoritmo dio como fruto la posibilidad de clasificar el 92% de las llamadas o gruñidos con la emoción correcta que sentían los cerdos. Confirmó lo sucedido en investigaciones anteriores, registrándose más llamadas de alta frecuencia (como gritos y chillidos) en situaciones negativas.

 

“Existen claras diferencias en las llamadas de cerdo cuando observamos situaciones positivas y negativas. En las situaciones positivas, las llamadas son mucho más cortas, con fluctuaciones menores en la amplitud. Los gruñidos, más específicamente, comienzan altos y gradualmente bajan en frecuencia”, aclaran los autores.


Una forma de medir el bienestar animal


"Con este estudio, demostramos que los sonidos de los animales ofrecen una gran comprensión de sus emociones. También demostramos que se puede usar un algoritmo para decodificar y comprender las emociones de los cerdos, lo cual es un paso importante hacia la mejora del bienestar animal para el ganado", explicó Elodie Briefer del Departamento de Biología de la Universidad de Copenhague en la Universidad de Copenhague y coautora del estudio.

Los investigadores esperan que su algoritmo pueda allanar el camino para una nueva plataforma para que los granjeros vigilen el bienestar psicológico de sus animales pero este mismo método podría usarse para comprender mejor las emociones de otros mamíferos.

 

 

También te puede interesar:

Referencia: Briefer, E.F., Sypherd, C.C.R., Linhart, P. et al. Classification of pig calls produced from birth to slaughter according to their emotional valence and context of production. Scientific Reports 12, 3409 (2022). DOI: https://doi.org/10.1038/s41598-022-07174-8

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo