Las palabras que hombres y mujeres dicen en una cita para mostrar atracción

Ahora ya podemos predecir si un hombre y una mujer tendrán una segunda cita gracias a las palabras que han usado en la primera.

Cita
iStock

Hombres y mujeres siempre han hablado de formas distintas, pero hasta hace poco no se han registrado audios de sus conversaciones para analizar patrones en estas diferencias, empleando para ello análisis de datos por odenador.

Un equipo interdisciplinario de investigadores de las Universidades de Stanford y Northwestern llevaron a cabo un estudio publicado en American Journal of Sociology que determina los predictores de que dos personas heterosexuales se atraen, así la probabilidad de que tenga lugar una segunda cita.

Para averiguarlo, el estudio se dividió en dos partes. En primer lugar, una batería de preguntas a hombres y mujeres, como las aficiones que les gustaba cultivar y otros gustos acerca del físico del sexo opuesto a fin de establecer qué factores parecían más importantes para cada sexo, de promedio.

Las mujeres preferían hombres altos y que compartieran sus aficiones. Los hombres preferían mujeres delgadas y que compartieran sus aficiones. Sin embargo, pronto descubrirían que la realidad era un poco más compleja que lo declarado en aquellas encuestas.

Grabando el audio de las citas

Todas las citas que tuvieron lugar con los participantes del estudio fueron grabadas en audio para, posteriormente, codificar las palabras usadas, la presencia de risas y hasta el tono de la voz empleado.

Algunas de las correlaciones que pudieron establecerse fueron las siguientes, según el sexo.

Formas en que los hombres mostraron atracción: reducción en la amplitud del registro vocal (es decir, engolando un poco la voz, como si fuera un locutor de radio) y reírse de los chistes de la mujer.

Formas en que las mujeres mostraron atracción: variación del tono de la voz, bajar el volumen de la voz y hablando en turnos más breves.

A propósito de las palabras que más se usan por ambos sexos cuando hay interés por el otro, al parecer lo más negativo es que esas palabras sean para formular preguntas. Es decir, que si se hacen muchas preguntas al otro, en vez de estar mostrando interés, en realidad lo que se evidencia es que hay pocos temas comunes de los que hablar y que hay señales de aburrimiento. La cita, entonces, puede adquirir un tono de interrogatorio: "¿Cuántos hermanos tienes?", "¿Qué haces en tu tiempo libre?".

Las palabras concretas que denotan interés por parte de la mujer, sobre todo, se concentran en "yo". Hablar de sí misma es una muestra de que la mujer se siente cómoda, así como frases que sugieren la búsqueda de conexión o complicidad, del tipo "¿sabes?" o "A lo que voy es que...". A su vez, las mujeres sienten más atracción hacia los hombres que hablan de los temas que ellas proponen o usan expresiones como "genial" o "qué bien", así como "debes de estar triste" o "qué pena".

En el caso de los hombres, es la atracción física lo que parece ser más relevante en una primera cita, por encima de las palabras o expresiones que ella use.

Quizá la frase más contraintuitiva de todas, y que concierne a ambos sexos, sea: "¿Quieres volver a salir conmigo?". Si esa pregunta es una de las pocas que se formula durante toda la velada y tiene lugar al final de la primera cita, es probable que se responda que afirmativamente.

Referencia: Daniel A. McFarland, Dan Jurafsky, and Craig Rawlings, American Journal of Sociology 2013 118:6, 1596-1649.

Sergio Parra

Sergio Parra

Científico, letraherido, hiperestésico, idiota en el sentido ateniense de la palabra, aún sigo buscando la ballena blanca a sabiendas de que no existe.

Continúa leyendo