Las moscas son más peligrosas de lo que crees

Portan cientos de especies de microorganismos patógenos muy perjudiciales para la salud. Y las de ciudad son las peores.

También te puede interesar: ¿Por qué son las moscas tan molestas?

Transportes voladores de patógenos  

Un equipo internacional de investigadores ha estudiado los microbiomas de 116 moscas y moscardones de tres continentes y entornos variados, y ha comprobado que en muchos de ellos viven centenares de especies de microorganismos causantes de enfermedades, entre ellos Helicobacter pylori, una bacteria que puede causar úlceras e incluso cáncer de estómago. Los científicos piensan que este microorganismo se transmite a través del agua y los alimentos contaminados, pero hasta ahora no se había documentado que las moscas actuaran como un vector del peligroso patógeno.

Se sabe desde hace tiempo que estos insectos favorecen la propagación de infecciones, pero el trabajo publicado en Scientific Reports profundiza en la forma en que ocurre el proceso. Por ejemplo, el uso de microscopios electrónicos de barrido ha descubierto que las patas son la parte de su cuerpo que transfiere la mayor parte de los microbios de unas superficies a otras. Las alas son otro apéndice que presenta una gran diversidad microbiana. Las moscas actúan como lanzaderas de patógenos, a los que llevan de un sitio a otro sin cobrarles el billete.

No le hacen ascos a nada

Estos insectos voladores pertenecientes al orden de los dípteros son los primeros en llegar a los cadáveres, la materia orgánica en descomposición y las heces, donde se alimentan y ponen sus huevos. Es allí donde adquieren la mayor parte de los microorganismos que luego transportan por el aire para depositarlos en huéspedes como humanos, animales y plantas.

Moscas y moscardones, dada su ubicuidad y su facilidad de movimiento, juegan un importante papel en la dispersión de microbios patógenos por entornos urbanos y naturales. Donald Bryant, de la Universidad Penn State (Estados Unidos) y director de esta investigación, considera que “las moscas pueden ayudar a la transmisión rápida de patógenos durante los brotes infecciosos”, y piensa que las autoridades sanitarias deberían contemplar esta posibilidad.

Pero no todo es malo en estos insectos. Los investigadores creen que podemos utilizarlos en nuestro provecho. Si se sueltan en algún lugar, se alimentan de la carroña de la zona y adquieren una muestra completa de los microorganismos de esta. Capturarlos y analizarlos después serviría para detectar la presencia de patógenos locales que podrían desencadenar enfermedades, y para controlarlos antes de que se extendieran. 

Etiquetas: microbiomamicrobiosnoticias de cienciasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS