Vídeo de la semana

Las moscas de la fruta son unas voladoras extremas de ultramaratones

Una mosca de la fruta bien alimentada tiene energía suficiente para volar de forma continuada por tres horas.

Moscas
Pixabay.

Las moscas de la fruta pueden volar hasta 15 kilómetros en un solo viaje. Es decir, seis millones de veces la longitud de su cuerpo. Esta es la conclusión a la que han llegado un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de California (Estados Unidos). Además, en comparación con el tamaño de su cuerpo, es mucho más de lo que muchas especies de aves pueden volar en un día.

Desarrollo de la investigación

Para descubrirlo, los científicos llevaron a cabo experimentos en un lago de California, liberando moscas y atrayéndolas a trampas que contenían jugo fermentado (y así poder determinar la velocidad a la que vuelan). Además, los investigadores instalaron una estación meteorológica para medir la velocidad y la dirección del viento en el sitio de liberación a lo largo de cada experimento. Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Así, para llevar a cabo la investigación, los investigadores se plantearon la siguiente pregunta: ¿Se comportan las moscas de manera diferente cuando están en la naturaleza en búsqueda de alimento? En la década de 1970 y 1980, un grupo de genetistas intentó abordar esta pregunta cubriendo cientos de miles de moscas con polvo fluorescente y soltándolas al aire libre. Para sorpresa de los investigadores, algunas moscas aparecieron en cubos de plátanos podridos a 15 kilómetros de distancia al día siguiente.

Sin embargo, según Michael Dickinson, profesor de Bioingeniería y Aeronáutica, nadie había intentado repetir este experimento, por lo que no se sabía con exactitud a qué velocidad vuelan las moscas y cuántos kilómetros pueden recorrer en realidad.

Resultados del estudio

Las primeras moscas de la fruta tardaron unos 16 minutos en volar un kilómetro para llegar a las trampas, lo que corresponde a una velocidad de aproximadamente 1 metro por segundo. El equipo consideró que volaban a una velocidad ligeramente inferior (quizás habían zumbado en círculos un poco después del lanzamiento o no volaban en una línea perfectamente recta). 

De hecho, estudios previos han demostrado que una mosca de la fruta bien alimentada tiene energía suficiente para volar de forma continuada por tres horas, pudiendo alcanzar los 15 kilómetros en un solo vuelo. Además, con ayuda del viento o una brisa suave podrían llegar más lejos incluso. De esta forma, los investigadores han podido concluir que las moscas de la fruta viajan más lejos que la mayoría de las aves migratorias en un solo vuelo.

mosca
Pixabay.

Implicaciones científicas

Este estudio tiene implicaciones en el campo de la ecología, pues permite saber cómo se mueven las poblaciones de moscas alrededor del mundo. De esta forma, también se puede estudiar y analizar el movimiento de las especies invasoras que causan un daño agrícola importante en numerosas partes del planeta.

Continúa leyendo