Las caras que nos suenan nos parecen más felices

Según un nuevo estudio, las caras de las personas que nos resultan familiares reflejan más felicidad que la de los extraños.

También te puede interesar: Dormir bien aporta la misma felicidad que ganar la lotería

"A nuestro cerebro le agradan las cosas que le son familiares", señala el psicólogo Piotr Winkielman, de la citada institución californiana, que también ha participado en esta iniciativa. "Estas tienden a ser más seguras. Dicho de otro modo: si veo algo por segunda vez, es que no me ha devorado todavía. Además, nos resultan más fáciles de procesar. No obstante, lo más notable es que esa reacción positiva hacia lo familiar acaba convirtiéndose en una especie de evaluación objetiva sobre lo buena que es una cosa. Este fenómeno hace que, por ejemplo, un observador acabe convencido de que el rostro de un político que le suena es más amistoso, o que una canción o un producto es mejor que la competencia", afirma Winkielman.

Para determinarlo, los científicos enseñaron a un grupo de voluntarios una serie de rostros de hombres y mujeres que mostraban distintas expresiones. La mayoría señaló que les resultaban más familiares los que parecían más felices. Los resultados de esta prueba apoyaban los obtenidos en otra, en la que los participantes evidenciaron una inclinación a indicar que los rostros familiares les resultaban más sonrientes, aunque en realidad tuvieran una expresión neutra.

Etiquetas: noticias de cienciapsicología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS