La última cena del ictiosaurio bebé

Hallan un fósil de un ejemplar neonato de este reptil marino extinguido y descubren cuál fue su comida postrera: calamares.

También te puede interesar: Hallan los restos de un ictiosaurio anfibio

Una de calamares

Los investigadores saben que este joven ictiosaurio fosilizado era un bebé por su tamaño (70 centímetros de largo, el ejemplar más pequeño que existe) y las características de los huesos de su cráneo. Los adultos de las seis especies de ictiosaurios conocidas tenían longitudes que iban de los dos a los veinte metros.    

Al limpiar y analizar el fósil, los científicos descubrieron que entre sus costillas había numerosos fragmentos de tentáculos de calamar, de lo que se deduce que este cefalópodo prehistórico fue la última comida del bebé ictiosaurio.    

De procedencia desconocida    

Los especialistas británicos no sabían de dónde procedía el fósil analizado, ya que no estaba acompañado por ningún dato de su origen geográfico ni por una estimación cronológica.

El estudio de los microfósiles que acompañaban a los restos y de la roca en la que estaban petrificados permitió averiguar que este joven ejemplar vivió hace entre 199 y 196 millones de años, durante el Jurásico Inferior, y que había sido encontrado en Gloucestershire, en el este de Inglaterra.

Imagen: Ilustración del Ichthyosaurus communis bebé devorando un calamar (Julian Kiely, Universidad de Manchester).

Etiquetas: noticias de cienciapaleontología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS